El JR Pass al mejor precio

Bicicletas por todas partes

Quienes ya hayan visitado Japón, en especial la zona de Kansai y algunas pequeñas ciudades dormitorio, habrán experimentado lo estresante que puede ser, en ocasiones, caminar por la calle.

Esto es algo que, particularmente, se nota mucho en Kioto, donde la acera es compartida por viandantes y bicicletas (自転車, jitensha); pero además, muchas de las personas que circulan en bicicleta, lo hacen con la parte delantera y/o trasera cargada con sus hijos, o con algún tipo de equipaje, o van conduciendo al mismo tiempo que utilizan su smartphone, o llevan un paraguas abierto en una mano. Es una estampa muy habitual.

Madre con dos hijos en la bici (Japón)

Lo que a priori puede sonar exagerado, no lo es si tenemos en cuenta que, además, quienes circulan en bicicleta se comportan, la mayor parte de las veces, como si tuvieran prioridad de paso.
Esto es algo que siempre me ha chocado, pues el pueblo japonés es, en su mayoría, respetuoso, y sobre todo con el extranjero.

El Gobierno japonés ha decidido tomar cartas en el asunto

Pues bien, el Gobierno japonés, consciente de esta situación, ha decidido que esto debe cambiar y ha aprobado una nueva norma, de carácter nacional, con el objetivo de que el uso de la bicicleta sea más seguro para los ciudadanos. Dicha norma ha entrado en vigor este mes de junio.

Señal de STOP con indicación de que las bicicletas están incluidas. Japón

Sé que esta norma también acabará con la posibilidad de experimentar lo que es circular en bici por las calles de una ciudad japonesa, algo realmente divertido, os lo aseguro, pero es la manera más acertada de mantener la armonía en la convivencia diaria.

Nosotros en bici por las calles de Tennoji (Osaka, Japón) con amigos

Las nuevas normas para circular con una bicicleta por Japón

La nueva normativa recoge las siguientes prohibiciones:

  • Ignorar las señales de tráfico. Los extranjeros no tienen excusa al respecto. Rojo es parar, verde es continuar.

Semáforo con indicaciones para bicicletas. Japón

  • No detenerse ante las señales de “stop. Conviene recordar que la señal de “stop” en Japón (止まれ, tomare) tiene la forma de la señal de “ceda el paso” en Occidente. Está en juego no solo una sanción sino incluso un accidente grave.
  • Saltarse la barrera bajada en un paso a nivel de tren o cuando las señales luminosas estén parpadeando. Creo que, por desgracia, en Japón algunas personas lo harán, sin miedo a las sanciones.
  • Atravesar un paso de peatones cuando el semáforo no esté en verde. Ésta regla pone énfasis en que los peatones tienen prioridad de paso.
  • Conducir una bicicleta con frenos deficientes o inexistentes. Puede parecer una norma absurda, pero podemos asegurar que es más común en Japón de lo que parece. La gran mayoría de bicicletas que circulan en ese país son de una calidad muy inferior a lo que estamos acostumbrados en Europa.
  • Montar en bicicleta en estado de ebriedad. Algo muy común en Japón (y que suele generar situaciones incluso cómicas) es regresar a casa en bicicleta tras celebrar un nomikai (飲み会, fiesta alcohólica) con los compañeros de trabajo. Pues bien, ha llegado el momento de empezar a pensar en planes alternativos. Tal vez alguien sobrio pueda llevar al borracho en su bici. De todos modos, las izakaya (居酒屋, tabernas) suelen tener un listado de teléfonos de taxis. Y, si no, habrá que dormir en alguno de los extraños lugares en los que a veces los excedidos trabajadores se ven obligados a dormir.
  • Entrar con la bicicleta en zonas en las que esté prohibido. Me sorprende que no estuviera ya prohibido previamente (?!).
  • Llevar la bicicleta con demasiada lentitud por las aceras y obstruir el flujo de peatones. Una norma realmente importante en un país en que hay determinados momentos del día en que las aceras pueden llegar a estar muy concurridas.
  • No respetar las líneas de tráfico.
  • Circular con la bicicleta por zonas peatonales (hodō, 歩道). Dado que las bicicletas se clasifican como vehículos pequeños, la ley establece que debe circularse con ellas por la carretera siempre que sea posible, con la excepción de los niños (hasta 14 años de edad), o cuando haya señales que permitan a las bicicletas compartir la misma vía que los peatones.
  • Incumplir las normas de tráfico mientras se conduce por las aceras.
  • Circular de manera insegura con la bicicleta. La típica regla que sirve de cajón de sastre, y que incluye, conducir la bicicleta con una sola mano, llevar un paraguas abierto mientras se conduce, o no prestar atención a los peatones o a otros ciclistas por estar utilizando dispositivos móviles mientras se circula.También se espera que los ciclistas circulen a baja velocidad, cuando lo hagan por las aceras, para evitar colisiones.

Con la bici y un paraguas en la mano. Japón

Sanciones

De todos modos, las sanciones previstas en la nueva ley no son severas. En caso de contravenir la nueva norma de circulación de ciclos, dos o más veces a lo largo de tres años, serás obligado a tomar una clase sobre conducción segura de bicicletas. Esta clase tendrá un coste de 5.700 yenes. Si no se asiste a dicha clase, deberá pagarse una sanción de 50.000 yenes.

Acumulación de amonestaciones

Conviene recordar que las leyes se aplican a los mayores de 14 años y que la política de acumulación de amonestaciones rige en todo el territorio japonés, así que si, por ejemplo, te pillan saltándote la norma en Kioto, no te librarás de la sanción si cometes otras faltas en Osaka en el transcurso de tres años.

También conviene recordar que en Japón, al igual que sucede en otros países, como Inglaterra o Australia, se circula por el lado izquierdo de la carretera (shadō, 車道).

Señales de stop en una callejuela de Japón

En resumen, si eres de los que disfruta circulando en bicicleta por Japón, borracho, sin frenos, saltándote las señales en los pasos a nivel, y usando el móvil, creo que ha llegado el momento de que cambies de vida. 😉

Más información (en inglés): http://www.japancycling.org/v2/info/biking.shtml

 

Pilar

Después de viajar a Japón 13 veces en 8 años con Javi y, en ocasiones, acompañada también de amigos japoneses, he descubierto muchos lugares mágicos y especiales.
Con mis artículos quiero mostrar ese Japón "oculto" a toda la gente que esté interesada y espero que nuestra experiencia sea útil para todos los que sean tan inconformistas como nosotros.

Últimos artículos de Pilar (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

Escribe aquí tu comentario