El JR Pass al mejor precio
Aniversario del ataque con gas sarín en el metro de Tokio
Puntúa este artículo

El atentado con gas sarín del 20 de marzo de 1995

Cada 20 de marzo recordamos el atentado con gas sarín en el metro de Tokio.

El atentado fue perpetrado contra la población civil de Tokio, en marzo de 1995, por algunos miembros de la オウム真理教 (Aum Shinrikyō, “la verdad suprema”), una secta budista japónesa liderada por Shōkō Asahara (麻原 彰晃) (su nombre deriva del término hindú Om (ॐ, también leído Aum, que representa el universo, seguido de los kanji shin (verdad, realidad), ri (razón, justicia) y kyō (enseñanza, fe, doctrina).

Shōkō Asahara (麻原 彰晃) líder de la secta オウム真理教 (Aum Shinrikyō, "la verdad suprema")

Inmediatamente, los medios de comunicación y la opinión pública aprovecharon este atentado para especular sobre la forma de vida y la cultura japonesas actuales.

Decenas de informativos y debates en los medios se dedicaron a teorizar sobre las causas que podrían estar detrás de esta secta.

Por aquel entonces se oyeron una enorme cantidad de estupideces que nos es imposible reproducir ahora.

De ese modo, la proliferación de sectas destructivas se convirtió en uno de los más conocidos estereotipos de la sociedad japonesa moderna, junto con otros como los suicidios, la masificación, la introversión, las tribus urbanas o las perversiones sexuales.

El relato de los hechos

En la mañana del 20 de marzo de 1995, cinco creyentes de Aum Shinrikyō colocaron bolsas de plástico llenas de gas sarín en estado líquido en vagones del metro de Tokio, y las perforaron con la punta de un paraguas justo antes de salir. Trece personas murieron envenenadas por ese gas, y más de 6.000 resultaron intoxicadas.

Atentado con gas sarín en el metro de Tokio el 20 de marzo de 1995

Tras los primeros indicios, que apuntaban a la autoría de extremistas de Corea del Norte, se acusó a la secta Aum Shinrikyō de ser autora moral del atentado. Decenas de discípulos fueron detenidos mientras se procedió a registrar las sedes de esta secta. El juzgado ordenó la detención de Shōkō Asahara, al que se le encontró en un pequeña habitación incomunicada de un edificio propiedad de la secta Aum, meditando.

Como consecuencia de los atentados la organización fue descabezada. Muchas de sus sedes fueron desmanteladas, y se encontraron con el rechazo absoluto por parte de la población japonesa. Fueron procesados por la ley anti-subversiva, aunque finalmente la organización no fue prohibida.

Proceso judicial contra los culpables

Durante los juicios a los miembros de la secta de 189 acusados 12 fueron condenados a muerte, pero hasta la fecha aún no se ha ejecutado a ninguno. Shōkō Asahara, sentenciado a muerte en la horca en 27 de febrero de 2004, actualmente continúa esperando su ejecución por el asesinato de 27 personas, incluyendo los fallecidos en el atentado del metro.

Shōkō Asahara (麻原 彰晃) líder de la secta オウム真理教 (Aum Shinrikyō, "la verdad suprema")Shōkō fue encarcelado y se enfrentó a 27 penas de asesinato en 13 acusaciones separadas. La fiscalía argumentó que “Asahara dio la orden de atacar el metro de Tokyo” y le acusa de haber preparado el incidente de Matsumoto y el asesinato de la familia Sakamoto. Algunos de los discípulos testificaron en contra de Asahara en el juicio del siglo para la prensa japonesa, quien fue finalmente declarado culpable de 13 cargos de los 17 (otros tres fueron retirados) y sentenciado a muerte en la horca en 27 de febrero de 2004.

Yoshihiro Yasuda, el abogado de Asahara con mayor preparación, fue arrestado y no pudo participar en la defensa a pesar de ser absuelto finalmente. La organización Human Rights Watch criticó el aislamiento de Yasuda y por lo tanto Asahara fue defendido sólo por abogados de oficio. Poco después del principio del juicio, Asahara cooperó con la defensa y dio explicaciones amplias acerca de la doctrina, objetivos y otros temas de la organización. Más tarde, abandonó la postura de representante de Aum para defender a la organización de la disolución inminente.

Desde entonces, Asahara dejó de hablar, incluso con los miembros de su familia, y dedica sus días a la meditación. La organización ha cambiado su nombre y mantiene un perfil bajo en los suburbios de Tokio. En cuanto a Shōkō Asahara, espera el cumplimiento de su sentencia en una prisión de máxima seguridad en Japón.

Pero, ¿desde cuando operaba esa secta?

El movimiento recibió el status oficial de religión del gobierno japonés en 1987. Y creció de forma muy rápida entre las clases medias de las principales ciudades japonesas. Se calcula que en el año 1995 eran 9.000 miembros en Japón, y que tenía hasta 40.000 seguidores en países coomo Sri Lanka, Alemania o Estados Unidos.

Shōkō Asahara (麻原 彰晃) líder de la secta オウム真理教 (Aum Shinrikyō, "la verdad suprema")

¿Sigue funcionando esta secta en la actualidad?

En 2000 la organización cambió el nombre por el de Aleph, dirigida por Fumihiro Joyu, antiguo portavoz de Aum que había estado en prisión por otras causas distintas a las de los atentados.

El culto de Aleph reniega de los atentados, pide perdón cada año por los mismos, niega la posibilidad de entrar en esta secta a los antiguos miembros de Aum vinculados a los atentados y ha creado un fondo de compensación para las víctimas de los atentados.

En su doctrina mantienen algunos de los textos de Asahara como referencia. La doctrina de Aleph es una mezcla de varias tradiciones, cuya deidad reverenciada es Shivá (deidad que simboliza el poder de destrucción en la tradición Hindú). De hecho, el Señor Shiva de Aleph (también conocido como Samantabhadra, Kuntu-Zangpo o Adi-Buddha) deriva de la tradición Vajrayāna tibetana y no tiene conexión con el Shiva hindú.

El grupo está desde 2000 bajo vigilancia. Esto ha permitido a las autoridades, durante tres años prorrogables, interceptar sus comunicaciones y registrar sus instalaciones, entre otras cosas, sin permiso judicial previo.

Aunque han eliminado el derecho que reconocían a acabar con la vida de otras personas siguen siendo acusados de secta destructiva dentro de Japón.


Actualización del 3 de junio de 2012:

Según una noticia de última hora en el diario Asahi Shinbun, hace unas pocas horas ha sido arrestada, en la ciudad de Sagamihara, al suroeste de Tokio, una mujer de 40 años relacionada el atentado en el metro, y que responde al nombre de Naoko Kikuchi.

Según parece, la mujer ostentaba un alto cargo dentro de la secta Aum Shinrikyō.

Naoko Kikuchi era una de las dos personas que aún se encontraban huidas de la justicia tras el atentado, perpetrado hace ahora más de 17 años.

Javi

Javi

Soy Javi, bloggero desde hace más de una década.
Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

Escribe aquí tu comentario