Siempre nos han encantado los iconoclastas y, sobre todo, aquellos que, con un carácter más racional y crítico, no se han tragado, a la primera de cambio, lo que los medios de comunicación, cada día más amarillistas y sensacionalistas, relatan de sucesos de especial trascendencia.

Es un ejemplo muy notable lo que sucedió con el terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011. El sensacionalismo y el catastrofismo se apoderaron de los medios de comunicación.

Por suerte, personas como Ezequiel Del Bianco, en su blog Proyecto Sandía, publicó el mismo día del terremoto, un artículo desmintiendo cinco datos sobre el seísmo que, basados en argumentos pseudo científicos, han dado la vuelta al mundo. Gracias a twitter pudimos acceder a esta información.

Reproducimos el artículo que, con algunas estupendas fotos, puedes leer originalmente en el blog de Proyecto Sandía: http://www.proyectosandia.com.ar/2011/03/5-mitos-sobre-el-terremoto-en-japon.html

 

Cinco Mitos sobre el Terremoto de Japón de 2011

Un desastre natural de grandes dimensiones como el reciente terremoto en Japón, sumado a que: muchos periodistas están mal informados sobre muchos hechos científicos; a que deben mantener toda una jornada diciendo novedades al respecto (aunque no las haya); y a la existencia de redes sociales en las que todos opinan sobre todo, son el cóctel perfecto para el nacimiento de mitos urbanos y creencias sin fundamentos.

Cinco mitos sobre el terremoto de Japón del 11 de marzo de 2011

 

“Se movió del eje de la Tierra”

Este es el favorito de muchos periodistas por ser algo relativamente reciente. Es una afirmación extraña, porque parece significar que se trata de algo demasiado poderoso: si la Tierra es muy grande, mover su eje debe ser difícil ¿no?

Lo cierto es que nuestro planeta no es una esfera rígida; no es ni una esfera, ni es rígida. Es bastante irregular, y está compuesta de muchos materiales con propiedades diferentes. Los meros movimientos hidrológicos y atmosféricos modifican el eje de la Tierra varios metros todos los años.

Las simulaciones computarizadas sobre el terremoto de Febrero de 2010 en Chile indicaban que “el eje” se podría haber desplazado unos 8 centímetros. En el caso de Japón las estimaciones varían entre 14 y 24 centímetros, algo tan ínfimo que no puede ser medido (sólo calculado) y extremadamente poco si tenemos en cuenta que la circunferencia polar de la Tierra es de 40.007.832 metros.

Poniendo las cosas en perspectiva, si los cálculos fuesen correctos, el eje podría haberse desplazado un 0,0000000049%, y realmente no influye en nada. Salvo para aumentar el nivel de catastrofismo e impresionar más al público.

El año pasado publiqué “¿Es cierto que el Terremoto de Chile movió el eje de la Tierra?” explicando con más profundidad el mecanismo a partir del cual un terremoto podría mover el eje o cambiar la duración de los días.

“La Super Luna movió la tierra”

Dado que la Luna y el Sol son los responsables de las mareas, básicamente atrayendo las masas oceánicas, cuando se alinean (en luna nueva y luna llena), “tiran” para el mismo lado y generan una marea más importante. Y además, cada cierta cantidad de ciclos lunares (cerca de una vez al año), coincide esta alineación con el “perigeo” de la Luna (cuando está más cerca de la Tierra).

Algunos investigadores pseudocientíficos han llamado a esto Super Luna, y a pesar de que no se conoce que tenga ningún efecto interesante, se las han rebuscado para encontrar desastres naturales cercanos a varias Super Lunas. Trabajo no tan difícil si vemos que, por ejemplo, en 2010 hubo un desastre tras otro.

La próxima Super Luna sucederá el 19 de marzo de 2011, pero no hay forma de relacionarlo con este terremoto porque el 11 de marzo la Luna está cerca del punto más alejado de la Tierra. Se trata simplemente de buscar relaciones místicas entre hechos totalmente aislados, una cosecha de cerezas, como siempre comentamos.

Como bien comenta el Profesor de Física Arturo Quirantes en La Luna es inocente, la Super Luna es tan débil que jamás podría generar un terremoto.

“Estos desastres se deben a la contaminación”

La contaminación y los desequilibrios en los ecosistemas propios de la especie humana, tienen terribles consecuencias en muchos lugares: es sabido que la deforestación genera desprendimientos de tierra, seguido de esterilización de la tierra y generando inundaciones o sequías; la caza indiscriminada de algunas especies altera cadenas alimentarias; el uso de gases CFC casi destruye la capa de ozono hace unos años; y la emanación de gases de efecto invernadero está relacionado con el cambio climático.

Pero al día de hoy no hay pruebas de que los terremotos tengan algún tipo de relación con esto. Se causan porque la superficie de la Tierra está formada por enormes placas (tectónicas) que flotan sobre un manto de magma (roca fundida). Las placas se desplazan, comienzan a presionarse y eventualmente liberan esa energía en forma de movimientos sísmicos. Para este tipo de desastres en particular, da igual que nuestro planeta esté habitado por dinosaurios, amebas, dictadores o hippies. Es algo que simplemente sucederá en algún momento. Por eso la importancia de desarrollar tecnologías para evitar que los desastres sean tan importantes, como lo ha hecho históricamente Japón. Y por eso tampoco hubo tantos muertos como en Haití.

“La Tierra nos está pasando factura”

Esta afirmación se debe a que muchos ven que ahora hay muchos más desastres que antes, y a que nuestro planeta podría tener conciencia y vengarse de la Especie Humana. Esto último no tiene sentido, la Tierra es una bola de minerales, cubierta de gas y líquido, en el cual conviven muchas especies, y nada más. Cualquier otra afirmación carece de pruebas y entra en el terreno de lo místico o religioso.

El hecho de que ahora hay más desastres que antes podría ser cierto. Sin embargo, tampoco lo es. Hoy en día hay tantos medios de comunicación que nos enteramos al instante de cada suceso relevante de cualquier lugar del mundo, algo que antes no pasaba. Durante el último siglo sólo nos enterábamos de catástrofes de otros lugares si eran lo suficientemente grave, hoy nos enteramos de todo.

Y retrocediendo más en el tiempo, nos encontramos con que a lo largo de la historia del planeta hubo varios eventos extremadamente violentos (extinciones masivas).
Hace 65 millones de años un enorme asteroide impactó la Tierra y destruyó casi todos los ecosistemas, manteniendo al planeta estéril por cientos de años y extinguiendo al 75% de especies que existían en ese momento.

Hace 251 millones de años se produjo la peor extinción, sobre la que desconocemos las causas con exactitud, pero se llevó al 95% de las especies. Nada de eso se compara en lo más mínimo con lo que ha sucedido los últimos años, ni con el terremoto de Japón. Y además, esos pobres dinosaurios no construían ciudades ni fabricaban automóviles para enojar a la Tierra.

“Fue un ataque del HAARP, un arma secreta de Estados Unidos”

Algunos conspiranoicos (paranoicos de las conspiraciones) creen que Estados Unidos tiene un arma con cualidades casi mágicas para controlar el clima y las placas tectónicas. El supuesto culpable es el HAARP, un instituto de investigación del clima financiado por la Fuerza Aérea y la Marina, para mejorar las telecomunicaciones y la vigilancia. El HAARP es una instalación con 180 antenas, y como todas las cosas que incluyen antenas o ondas electromagnéticas, levantan sospechas por partes de quien no tiene profundos conocimientos al respecto.

El HAARP funciona con frecuencias distintas, y niveles de energía cientos de veces menos potentes que la necesaria para poder hervir agua a la distancia, que es una de las ideas. Ni hablar de la posibilidad de mover masas de tierra, fenómeno para el que ni siquiera arriesgan una explicación coherente.

En muchas ocasiones nos cuesta aceptar que algo aparentemente tan simple como unos movimientos de tierra puedan generar tantas muertes y destrucción. Y queremos creer que hay algo más.

 

Siguen siendo noticia falsa

El 11 de marzo de 2016, justo cuando se cumplió el quinto aniversario de la catástrofe de Tohoku, todavía algunos medios publicaron artículos, como el ABC, haciendo referencia a mitos como el del cambio del eje de rotación de la tierra: ver artículo.

 

(Artículo publicado originalmente el 15 de marzo de 2011 en nuestro otro blog)

Javi

Javi

Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Deja un comentario