La creatividad japonesa a la hora de crear nuevos productos no tiene límites.

 

 

Un curioso artilugio sonoro

Nos hemos topado con la noticia de la invención de un nuevo artilugio sonoro cuyo inventor, Novmichi Tosa ha bautizado con el nombre de Otamatone (オタマトーン).

 

 

¿En qué consiste?

Se trata de un engendro electrónico con boca y ojos que resulta de un frankesteiniano cruce entre un theremin y un sintetizador.

Es un invento totalmente loco y absurdo. ¿Quién puede resistirse a tener uno?

¡Nos ha encantado!

El Otamatone se presentó en la feria del juguete de Tokio del verano de 2009.

Instrucciones para tocar música clásica con el Otamatone

 

 

¿Cómo funciona el Otamatone?

Deslizando el dedo por el cuello del aparato, se sube y se baja en la escala. Apretando la boca, se modula e incluso se cambia ligeramente la afinación.

Instrucciones para tocar el Otamatone

 

Aquí puedes ver un video demostrativo del cacharro en cuestión:

Por cierto, no te pierdas el final del video, donde puede verse a Novmichi “emulando” al mismísimo Jimi Hendrix 🙂

 

 

¿Dónde puedes comprar un Otamatone?

Por suerte, tras años de espera, ya no es necesario viajar a Japón para adquirir un Otamatone.

Otamatone en sus diferentes colores

Están disponibles en Amazon, tanto el modelo original (blanco), como los modelos en negro, azul, rosa y amarillo, directamente importados desde Japón.

También están a la venta los modelos mini.

Aquí los tienes. Solo hay que pinchar sobre el que quieras comprar.

Pagarás el mismo precio pero además nosotros cobraremos una pequeña cantidad de dinero, que servirá para costear los gastos de mantenimiento de este blog.
Muchas gracias por adelantado.

Otamatone negro

Otamatone Edición Especial Unicornio

Otamatone blanco

Otamatone verde menta

Otamatone amarillo

 

¡Super divertidos!

¿Lo conocías?

 

 


Artículo publicado originalmente en nuestro viejo blog y que hemos trasladado hasta aquí por lo curioso que es.

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre