Daniel san en Okinawa
Puntúa este artículo

Karate Kid II

Karate Kid II (1986), continuación de la legendaria primera parte, retoma la acción seis meses después del momento en que acababa la primera parte, es decir, tras el torneo de karate.

Karate Kid II: el momento de la verdad

Sinopsis

Daniel Larusso continúa sus estudios en el instituto de Reseda (Los Angeles). A final de curso su novia, Ali, le abandona para salir con otro chico y encima, le destroza el precioso coche que Miyagi le regaló. Además, la madre de Dani decide que van a trasladarse durante el verano a Fresno por cuestiones de trabajo, lo que entristece al protagonista.

Daniel comienza a sentirse algo inseguro por todo esto y Miyagi decide encargarle la construcción de una casa de “refugiados” para que se quede con él durante el verano.

Al día siguiente Miyagi recibe una carta de Okinawa en la que se le avisa de que su padre está a punto de morir, lo que le obliga a sacar un billete de avión hacia su pueblo para estar con su padre en las últimas horas de vida.

Karate Kid II: el momento de la verdad

Daniel decide ir con él y aprovecha a leer la historia de Okinawa en un libro que lleva durante el vuelo (¿a qué me recuerda a mí eso?)

Para Daniel es un viaje a un mundo nuevo y exótico, donde aprenderá cosas sobre el pasado secreto de su maestro. Para Miyagi es la oportunidad de ver a su padre por última vez y de reanudar su romance con el amor de su infancia.

Pero Miyagi también encuentra al que fuera su mejor amigo, Sato, que posteriormente se convertiría en rival, y con el que tiene cuentas pendientes.

Karate Kid II: el momento de la verdad

A partir de ese momento, el joven aprendiz tendrá la oportunidad de vivir en el ambiente de un pueblo costero japonés en el que conocerá a una guapa chica (Tamlyn Tomita) que sueña con ser bailarina, mientras aprende más karate.

Tamlyn Tomita en Karate Kid II: el momento de la verdad Tamlyn Tomita en Karate Kid II: el momento de la verdad

Todo ello mientras sufre el acoso de unos molestos personajes que trabajan para Sato.

 Karate Kid II: el momento de la verdad

¿Okinawa? no, Hawai

Cartel de Karate Kid II: el momento de la verdadLa película, aunque entretenida, pierde bastante del encanto que tenía su predecesora. No llega al nivel de truño, pero sí que es bastante prescindible.

Además, el posible encanto que podría haber tenido el disfrutar de las localizaciones de rodaje en Okinawa se desvanecen cuando nos enteramos de que, en realidad, no está rodada en la preciosa isla, cuna del karate, sino en Hawai.

Referencia a algunas tradiciones japonesas

Al menos, se hace bastante referencia a algunas tradiciones japonesas, casi incluso más que en la primera película de la serie.

Dado que la acción se sitúa en verano, se hace referencia constante a la conocidísima fiesta del Obon.

El Obon, la fiesta japonesa de los difuntos

También se muestra, aunque de forma muy simplificada, la ceremonia del té.

La ceremonia del té

En resumen, una película para adictos al karate, para nostálgicos de los ’80 y para los que simplemente quieran pasar un buen rato, aunque siempre teniendo presente que esta parte es más floja que la primera.

Javi

Javi

Soy Javi, bloggero desde hace más de una década.
Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre