El JR Pass al mejor precio

Los orígenes del Obon o fiesta de los difuntos

La festividad de Obon (お盆) es una de las más importantes tradiciones japonesas.

Esta festividad, proveniente del budismo indio más antiguo, se asienta sobre la creencia de que los espíritus de los ancestros vuelven, durante los días de Obon, a sus hogares para reunirse con sus familiares y rezar por los espíritus.

Por ello, esta fiesta tiene connotaciones muy familiares haciendo que muchas personas regresen a casa estos días para reunirse con sus familiares. En ese sentido, supone la versión japonesa de la navidad cristiana o del día de acción de gracias estadounidense. De hecho, esta festividad no es vacacional en Japón y, sin embargo, provoca movimientos masivos de población que saturan los aeropuertos y estaciones, como en la semana dorada.

El nombre de Obon, que proviene de la expresión en sánscrito que significa “colgando boca abajo”, proviene de un mito sobre un discípulo de Buda que era capaz de ver a su madre muerta colgando boca abajo en el infierno budista.

La fiesta del Obon es una tradición budista de más de 500 años, y se celebraba originalmente alrededor del día 15 del séptimo mes del calendario lunar, pero actualmente las fechas de celebración varían en función de la región de Japón en que nos encontremos. En algunas, la mayoría, se celebra aproximadamente el 15 de agosto, extendiéndose la celebración del 13 al 16 de ese mes, por lo que, en algunas provincias, coincide y se mezcla con el tanabata.

En algunas zona de Tokio, se celebra el 15 de julio y en algunas zona de Okinawa todavía sigue celebrándose el decimoquinto día del séptimo mes del calendario lunar.

Celebraciones y costumbres ligadas al Obon

Tradicionalmente, los japoneses limpian y ordenan sus casas y colocan comida variada, como fruta o verdura, como ofrenda a los espíritus de los ancestros delante de un butsudan (alta budista). Lamparitas chōchin (de papel) y arreglos florales suelen colocarse también en el altar.

Primer día del Obon

El primer día del Obon, las lamparitas chōchin lucen en el interior de las casas, y las familias se desplazan hasta los cementerios, a rezar en las tumbas de sus antepasados para que sus espíritus vuelvan a casa. A esto se le llama mukae bon. En algunas zonas del país, unos pequeños fuegos llamados mukae bi, que en ocasiones llegan a tener el tamaño de antorchas, lucen a la entrada de las casas para guiar a los espíritus en su vuelta al hogar.

En algunos cementerios de Japón se encienden velas dentro de las lámparas de piedra que hay alrededor, y se colocan papeles caligrafiados en cada lámpara (para evitar que se apague la vela) dando la bienvenida a los ancestros.

Último día del Obon

El último día del Obon, las familias acompañan a los espíritus de los antepasados de regreso a sus tumbas, portando lamparitas chōchin pintadas con el escudo familiar. A esto se le conoce como okuri bon.

Después que la familia ha visitado el cementerio, para saludar a sus antepasados, coloca ofrendas de comida en el altar, como por ejemplo bolas de arroz, arroz crudo, flores de loto, berenjenas o calabacín. En algunos altares aparecen los calabacines y berenjenas con palillos semejando las patas de un caballo ya que, según la creencia, se dice que los antepasados llegaban montados en vacas.

Gozan no okuri bi (Kioto)

En Kioto, el último día del Obon, se celebra el gozan no okuri bi (“fuego de despedida de las cinco montañas”) más conocido como daimonji.
Al caer la tarde del día 16, cinco montañas de los alrededores de Kioto se iluminan con hogueras. Realizan formas con kanjis como “dai” (grande), “myo” (milagro) y “ho” (doctrina), así como la figura de un barco (símbolo de la despedida).

El olor del senko (palitos de incienso) inunda las casas y los cementerios durante los días del Obon.

Farolillos en el agua

Pero quizás la celebración más conocida en el mundo sobre el Obon es el tōrō nagashi (灯籠流し, lamparillas flotantes), que se realiza la última noche del Obon como una forma de guiar a los espíritus de los muertos de vuelta al otro mundo.

Esta costumbre varía según la región de Japón. Así, en Hiroshima, por ejemplo, es costumbre hacer un barco de madera y enviarlo al mar en el puerto.

La ceremonia del toro nagashi también se celebra en algunos otros momentos del año, como en la conmemoración a los desaparecidos en los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki, o los caídos durante la Segunda Guerra Mundial.

Farolillos (toro nagashi) flotando en la noche de Obon en Japón

Las lamparitas chōchin bajando por el río simbolizan el regreso de los espíritus a la tierra de los muertos (la tradición dice que los japoneses provienen del agua, por lo que las lámparas representan el regreso al origen). Los faroles blancos representan a las personas que han muerto en el último año.

La fiesta del Obon se suele acompañar del kimo dameshi (una prueba japonesa tradicional que pretende medir la bravura de los que se ofrecen a pasarla) donde la gente camina por lugares tenebrosos.

El baile del Obon: Bon Odori

Estos días, durante la noche, suele celebrarse también un baile de alegría conocido como bon odori (盆踊, “baile bon“).

Bon Odori tiene algunas variantes según la isla en que se practique, aunque el baile más típico consiste en un grupo de personas girando alrededor de una tarima alta de madera llamada yagura.

Las mujeres se visten con el yukata (kimono sencillo de algodón, usado típicamente en verano) y bailan al son de la música con los tambores taikos y música tradicional. La música es alegre para dar la bienvenida a los ancestros. Todo el mundo puede participar en esta danza. Tan sólo hace falta una sonrisa mientras se sigue lo que hacen los demás para seguir el paso.

Este baile aparece en numerosas ocasiones en el cine occidental, en películas como “El Bárbaro y la Geisha” o “Karate Kid II“.

Bon odori (imagen tomada de la película "el embajador y la geisha")

Otras festividades en honor de los difuntos

No obstante, el Obon no es el único festejo relacionado con los difuntos en Japón.

Higan es otro día en el que los amigos y familiares visitan las tumbas durante los equinoccios de primavera y de otoño.

Con ocasión de la festividad del Día de Difuntos, conocido en muchas partes del mundo como Halloween, ya hablamos de su versión japonesa, el Obon.

 

Calendario de festivos nacionales

Éste y el resto de festivos nacionales de Japón están recogidos en detalle en nuestro calendario interactivo.

Recomendamos consultarlo antes de hacer planes para viajar a Japón.

Javi

Javi

Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

Escribe aquí tu comentario