Los lugares secretos de Japón

Desde que viajamos a Japón por primera vez, hace ya muchos años y muchos muchos viajes, siempre tuvimos muy claro que no queríamos contentarnos con visitar los destinos habituales que solían aparecer en las guías o blogs de viajes. Ese tipo de fuentes siempre te prometen que tienen toda la información y que te descubren lugares que nadie te descubre, pero al final te ves viajando a lugares a los que va todo el mundo, de manera aborregada y adocenada.

Respetando siempre a quienes les guste viajar así, nuestros artículos, sin embargo, están dedicados a aquellos viajeros que quieren salirse de los destinos habituales.

Un lugar muy poco documentado

En 2010 viajamos a un destino que, hasta entonces, era muy desconocido por los occidentales, a juzgar por la escasísima información que encontramos para llegar hasta allí. Actualmente es posible que ya haya algo más de información.

Vamos a detallar aquí cómo llegar al que era, en el momento en que lo visitamos, uno de los lugares más “secretos” de Japón y uno de nuestros favoritos.

No entraremos en detalles sobre el paraje, porque pensamos que es mejor que el viajero vaya descubriéndolo.

Y aprovechamos a dar el mismo consejo que damos siempre: evitad las guías de viaje con toda la información y fotos. Descubrid los lugares por vosotros mismos.

Cuando nosotros llegamos hasta el monte Nokogiri fue una experiencia increíble e inolvidable precisamente porque no llevábamos apenas información, no habíamos visto fotos y no existía la posibilidad de usar un smartphone en Japón.

El Monte Nokogiri

El Buda del que vamos a hablar (así como todo el interesante paraje que lo envuelve) se encuentra en el Monte Nokogiri (鋸山, leído “Nokogiriyama“), una montaña no muy alta situada al sur de la prefectura de Chiba (千葉県), en la península de Bōsō (房総半島), que forma el borde Este de la Bahía de Tokio, en Honshū (本州), la isla principal de Japón.

Durante el período Edo, parte de este monte sirvió de cantera, por lo que hoy en día pueden verse extrañas formas en sus laderas.

El nombre del monte (鋸, nokogiri) puede traducirse como “sierra”, seguramente por la forma de dientes de sierra de su cima.
En los días despejados, puede verse desde la cima el Monte Fuji a lo lejos.

Pues bien, en lo alto de dicho monte, al que luego explicaremos cómo llegar, se encuentra situado el complejo de templos Nihon-ji (日本寺, que literalmente significa “Templo Japón”), fundado en el año 725, en pleno periodo Nara, por la secta budista Hossō, si bien, a lo largo de los años pasó a ser de la secta Tendai (la secta de la familia de una de nuestras amigas) hasta llegar a nuestros días como templo de la secta Sōtō Zen.

A lo largo de tantos años, el templo ha sido reconstruido varias veces.

No una sino dos esculturas gigantes

El templo Nihon-ji es conocido por su Gran Buda, una impresionante escultura de un buda sentado de 31 metros de altura tallada en piedra, el buda más grande de Japón de entre los budas antiguos.

No obstante, existe otra escultura tan impresionante como la del buda a tan solo unas decenas de metros, escondida entre unos altísimos muros, tan hermosa como aquella pero aún más enigmática de la que hablaremos un poco más abajo en este mismo artículo.

El conjunto se completa con 1.500 misteriosas figuras talladas a mano.

1.500 figuras de arhats o iluminados talladas en el monte Nokogiri (Japón)

Visitando Nihon-ji

Existen dos alternativas para visitar este complejo de templos, puesto que el camino circunvala todo Nihon-ji.

Nosotros optamos por comenzar por el lado izquierdo. Sin embargo, visitar el lugar comenzando por el lado derecho puede ser más interesante para quien no quiera hacer mucho esfuerzo subiendo escaleras, algo más que recomendable en verano, para evitar acabar empapado en sudor.

Vamos a ver los puntos importantes del recorrido en el orden en que nosotros los vimos.

Nihon-ji está abierto de 8:00 a 17:00 y la entrada cuesta en la actualidad 600 yenes para adultos y 400 yenes para niños.

La Kannon de la seguridad vial

Tras caminar por un sendero que recuerda a las aventuras de Indiana Jones, llegamos a un espacio abierto de gran tamaño.

De repente, al girar la cabeza hacia la derecha, aparece ante nosotros una gigantesca escultura en bajorrelieve de Hyakushaku-Kannon (百尺観音) o la Kannon de 100 “shakus” (尺 o shaku es una antigua medida japonesa similar al pie, aproximadamente 30,3 centímetros). Por lo tanto,su altura total es de 30,3 metros.

Monte Nokogiri: Hyakushaku-Kannon (百尺観音) o Kannon de 100 "shakus"

Kannon es algo así como la diosa budista de la misericordia.

Fue tallada sobre uno de los muros que forman parte del gran complejo Nihon-ji en 1966 y está dedicada a los soldados fallecidos durante la Segunda Guerra Mundial y a las víctimas de los accidentes de tráfico.

Precisamente, en 2013 vimos un el capítulo del programa de televisión Top Gear en el que los presentadores viajaban por Tokio y alrededores con el objetivo de llegar hasta lo que ellos denominaban erróneamente el “buda de la seguridad vial”.

Si se llega a esta escultura recorriendo el sendero en sentido inverso, tendremos muy cerca la salida y es posible bajar la montaña por un camino que hace sentir al viajero como un auténtico explorador, al poder observarse las extrañas formas de la ladera de la montaña debidas a que, como ya hemos dicho, en el pasado sirvieron como cantera para extracción de piedra para la construcción.

 

Cuidado al mirar al infierno

Siguiendo nuestro recorrido, a los pocos metros nos encontramos con uno de los lugares más curiosos de Nihon-jiJigoku Nozoki (地獄覗き), que puede traducirse como “una mirada furtiva al infierno“.

Monte Nokogiri: Jigoku Nozoki (地獄覗き) o "mirada furtiva al infierno"

Se trata de un espeluznante balcón frente a un acantilado de más de 300 metros, y que más bien parece el puente a ninguna parte.

Aunque en principio, y a pesar del aspecto espeluznante del balcón, se trata de un mirador seguro, debe tenerse en cuenta que se trata de un sitio no recomendado para niños y, además, el acceso al balcón requiere subir un pequeño montículo, que puede ser resbaladizo. Mucho cuidado.

El gran Buda de Nokogiri

Continuando con el recorrido, llegamos hasta un camino de escalones de bajada pegados a una de las laderas de la montaña que conduce hasta la parte más conocida del templo: el Gran Buda sentado.

Esta enorme estatua de 31,05 metros no es la más grande de Japón, pero sí la más grande de las antiguas esculturas de buda sentado, pues los famosísimos budas gigantes de Kamakura y Nara miden “tan solo” 13,35 y 18,18 metros, respectivamente.

El Gran Buda de Nokogiri, llamado popularmente Nihon-ji Daibutsu (日本寺大仏), aunque en realidad se trata de una figura de Yakushi Nyorai, fue tallado en 1783 y desde entonces ha sufrido cuatro reconstrucciones llegando hasta nuestros días como lo conocemos, tras su última reconstrucción, en 1969.

Buda del monte Nokogiri: el Buda más grande, bonito y oculto de Japón

Su singular tamaño unido al precioso y singular paraje en el que se encuentra, convierten a este Gran Buda en el más bello de Japón, al menos en nuestra humilde opinión.

Las estatuillas de los 1.500 iluminados

Tras disfrutar del impresionante Buda, seguimos caminando por los edificios pricipales del templo.

El camino continúa en subida pegado a la ladera de la montaña donde, dentro de algunas oquedades, podemos ver un buen número de misteriosas esculturas de pequeño tamaño.

1.500 figuras de arhats talladas en el monte Nokogiri (Japón)

Se trata de 1.500 figuras talladas a mano de arhats (iluminados o personas que alcanzaron el nirvana).

 

Cómo llegar al monte Nokogiri

La visita al monte Nokogiri puede hacerse perfectamente en un día. Incluso en una mañana larga.

Desde Shinjuku, existen numerosas alternativas (aunque nosotros comenzamos la ruta en la estación de Shinagawa):

La ruta más fascinante (y barata)

Es la que hicimos nosotros y consiste en ir cambiando de medio de transporte, lo que la hace más divertida e interesante. Además, si el buen clima acompaña, el viaje en ferry permite disfrutar de unas vistas muy bonitas en un trayecto sumamente relajante y refrescante.

Llegando a Nokogiri (Japón)

La duración total de esta ruta es de 2 horas y 40 minutos si se tiene suerte al hacer los trasbordos.

  1. Vamos desde la estación de Shinjuku hasta la de Shinagawa en la Línea Yamanote de JR (山手線). Trayecto de 18 minutos. Con JRPass no es necesario pagar.
  2. En Shinagawa cambiamos de línea a la Línea Keikyu (京急本線) con destino a Keikyu Kurihama (京急久里浜線). El viaje son 50 min.

Cogiendo la línea Keykyu Kurihama (Japón)

  1. Al llegar a Keikyu Kurihama necesitamos llegar al puerto de Kurihama. Para ello hay que tomar un autobús (Keihin Kyuko, en la parada número 2) cuyo trayecto son 10 minutos (*). También se puede ir andando y en el camino nos cruzaremos con un parque situado en la orilla del mar, donde se dice que el comodoro Matthew C. Perry de la Armada  de EE.UU. pisó por primera vez tierra en Japón. Hay un monumento de piedra y un pequeño museo que exhibe artefactos relacionados con la escuadra de Perry.

(*) Recomendamos coger un taxi (nosotros lo hicimos y sale por unos 800 yenes) pues a veces los horarios del autobús no se ajustan adecuadamente y podemos perder el barco más próximo, con lo que tardaremos alrededor de una hora más en llegar.

  1. En el puerto de Kurihama tomaremos un ferry que nos llevará hasta el puerto de Kanaya (金谷, valle del oro o del dinero) también llamado Hama-Kanaya (浜金谷, playa de Kanaya). El trayecto dura unos 40 minutos. Aquí pueden comprobarse las tarifas (no son elevadas).

Al llegar al puerto de Hama-Kanaya, si el día es soleado y sin nubes, tendremos unas vistas del monte Fuji, situado a unos 100 kilómetros.

Tanto desde Kanaya como desde el monto Nokogiri es posible ver el Fuji si el día es claro.

Vistas del monte Fuji desde Hama Kanaya (Japón)

 

La ruta más rápida

Ideal para quienes quieren hacer más cosas en un mismo día.

Por esta ruta se tarda un poquito más de 2 horas. Toda ella está cubierta por JR por lo que no es necesario pagar si se dispone de JRPass.

  1. De la estación de Shinjuku vamos a la de Ochanomizu en la Línea Chuo (línea naranja). El trayecto es de 10 minutos.
  2. Desde la estación de Ochanomizu cambiamos a la Línea Sōbu (línea amarilla) para llegar a Kinshichō. El trayecto es de 8 minutos.
  3. En la estación de Kinshichō cambiamos a la Línea Rápida Sōbu (総武快速線) para llegar a la estación de Chiba. De 31 a 34 minutos.
  4. En la estación de Chiba cambiamos a la línea Uchibō (内房線) con destino a Hamakanaya, trayecto que nos llevará de 74 a 85 minutos, aproximadamente.

 

Ruta aburrida (pero sencilla)

Describimos esta ruta alternativa para aquellas personas a las que les pille de camino alguna de las estaciones de dicha ruta, aunque en realidad no es nada recomendable puesto que se tarda más en llegar desde la estación de Shinjuku y además es más caro el viaje, salvo que se disponga de JRPass, en cuyo caso será gratis.

Esta ruta es recomendable para quienes les asuste hacer muchos trasbordos o cambiar de medio de transporte.

Por esta ruta se tarda alrededor de 2 horas y media.

  1. De la estación de Shinjuku nos dirigimos a la de Tokio con la Línea Chuo (línea naranja). El trayecto son 14 minutos.
  2. En la estación de Tokio cambiamos a la Línea Yokosuka (横須賀線) para dirigirnos a la estación de Chiba. Se tarda de 39 a 43 minutos, aproximadamente.
  3. En la estación de Chiba cambiamos a la línea Uchibō (内房線) con destino a Hamakanaya, trayecto que nos llevará de 74 a 85 minutos, aproximadamente.

Ruta en coche

También es posible llegar hasta Kurihama en coche, atravesando el impresionante puente Aqua Line Bahía de Tokio (東京湾アクアライン), de más de 15 kilómetros de longitud, como demostró Jeremy Clarkson en el capítulo de Top Gear que hemos comentado.

Acceso al templo Nihon-ji

Tras desembarcar en Kanaya, hay un recorrido a pie por las calles del pueblecito del mismo nombre hasta la base del monte. Allí un teleférico nos lleva hasta la cumbre del monte Nokogiri.
Como siempre, existen billetes de un solo trayecto y también de ida y vuelta.

Teleférico hasta la cumbre del monte Nokogiri (Japón)

Teleférico hasta la cumbre del monte Nokogiri (Japón)

Existe una forma alternativa y gratuita de llegar.

Siempre que hablamos de los templos budistas japoneses decimos irónicamente que consisten en subir escaleras. Esto es radicalmente cierto en el caso de Nihon-ji, pues el acceso por el camino escalonado es el más largo de Japón, nada más y nada menos que 2.639 escalones.

Si hemos llegado en coche, además de la experiencia de cruzar el impresionante puente Aqua Line Bahía de Tokio, nos ahorraremos utilizar el teleférico pues llegaremos hasta la mismísima puerta del templo, donde hay un aparcamiento de tamaño razonable.

Capítulos de Top Gear

Anteriormente hemos hecho referencia a un capítulo del programa británico “Top Gear”. Pues bien, este es el episodio dividido en dos partes.

 

Japón Secreto

Japón Secreto

Somos Javi y Pilar.
Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años hemos aprendido mucho de aquel país y hemos descubierto muchos lugares ocultos.
Hace algún tiempo decidimos hablar sobre todo ello.
Esperamos que sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Japón Secreto

Deja un comentario