COVID-19 en Japón

Japón ha levantado su estado de emergencia por COVID-19. Aquí puedes comprobar la situación actual de Japón ante la pandemia de coronavirus: lugares cerrados, vuelos cancelados, consejos, etc.

No tenía con qué comparar. Era mi primera vez alojándome en un templo, así que todo era nuevo y fascinante.

Confieso haber elegido Eiheiji seducida por un artículo que había leído meses atrás, donde mostraban un monasterio recóndito en las montañas de Japón en el que Steve Jobs había considerado convertirse en monje.

 

A Eiheiji se llega fácil y relativamente rápido desde Tokio.

Un Shinkansen hasta Kioto (2h 29m), un tren JR hasta Fukui (90m), un bus hasta Eiheiji (30m) y 5 minutos de caminata hasta el templo.

 

Viajar sin equipaje

En Japón existen multitud de servicios y opciones para que viajes sin maletas por el país.

Algo especialmente recomendable si visitas Eiheji

Viajar sin maletas por Japón

 

 

Budismo zen

El monasterio es poco conocido por los turistas, pero mundialmente famoso entre seguidores de la secta budista Soto Zen, quienes los fines de semana asignados suelen congregarse en grupos de hasta doscientas personas, con el propósito de hacer lo mismo a lo que yo iba: pernoctar en el templo y participar de los rituales.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: Patricia Bohórquez

 

Coincidí con una congregación de treinta japoneses. Mi amiga y yo éramos las únicas extranjeras.

Nos asignaron un guía que hablaba inglés. Se trataba de un monje que en un mes termina su entrenamiento. Un joven amable y sonriente, quien fue muy abierto y generoso para contestarnos las preguntas (algunas impertinentes) que le hicimos cada vez que lo vimos.

 

El vasto complejo de Eiheiji, repartido en un bosque milenario de cedro de 330.000 metros cuadrados, está compuesto por decenas de salas y torres, siendo siete los edificios principales los cuales se conectan por pasillos.

Uno de esos edificios se llama Kichijokaku, que es el alojamiento de los visitantes.

 

 

El alojamiento

A la entrada de Kichijokaku se encuentra un casillero para dejar los zapatos. Enseguida se hace un registro en la recepción llenando un documento de viaje (recomiendan llegar a las dos de la tarde), se pagan 9.000¥ y se recibe la llave de la habitación.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: Patricia Bohórquez

 

Internet en japón: tarjeta SIM, eSIM y Pocket WiFi  

Son varios pisos de recámaras y salas de actividades, con las comodidades del modernismo: ascensor, cajas de seguridad, máquinas dispensadoras y sala de fumadores (ví monjes fumando).

Es alojamiento tradicional japonés: futón sobre tatami y baño compartido tipo sentō. Mi habitación tenía una terraza desde la cual divisaba el complejo Eiheiji por un lado, y las montañas por el otro.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: ana-cooljapan.com

 

Kichijokaku se comunica a través de corredores con los edificios principales del complejo, entre ellos la sala Dharma (centro de ceremonias), y el Sodo (Sala de los Monjes) que es el lugar donde ellos duermen, meditan y comen.

 

 

Actividades en el templo

Después del ingreso fui conducida a un pequeño salón. Allí me mostraron un video en inglés sobre Eiheiji; y de nuevo a mi habitación donde me llevaron la cena: una preparación vegana hecha por los monjes, basada en setas, arroz, algas, vegetales, semillas y frutos.

 

Información sobre alergias alimentarias y veganismo en Japón

 

Una hora después fui conducida a la misma sala de la película.

Allí hicimos Zazen: un tipo especial de meditación y fundamento de la escuela Soto Zen.

Había un monje que nos explicó cómo hacerla y nos corregía la postura (lo ideal es la posición de loto completa).

Se acercaba cada tanto por detrás con su “palo de la iluminación” (con el que golpean a los monjes que se duermen) y nos lo ponía en la espalda para que nos enderezáramos.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: ana-cooljapan.com

 

Libros sobre Japón. Literatura japonesa, historia, libros de viaje, cultura, gastronomia

Nos asignaron la hora a la que podíamos ir al sentō (para que no coincidiéramos con el otro grupo).

A las nueve y treinta de la noche apagaron las luces del edificio, e indicaron que nos levantáramos a las cinco y treinta de la mañana para la ceremonia.

 

 

Ceremonia religiosa matutina

Nos recogieron en la habitación poco antes de las seis de la mañana y a través de unos pasillos oscuros y con largas escaleras, empezamos a subir y terminamos en la sala Dharma, el edificio más grande y alto de Eiheiji.

Allí estaban los de la congregación también.

Nos sentamos en el piso. Poco a poco, empezaron a entrar los monjes con una sincronía fantástica. Uno de ellos destacaba: alto, ojos grandes, nariz respingaba. Es un australiano que está en periodo de formación.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: ana-cooljapan.com

 

En cuestión de minutos nos vimos rodeadas de más de un centenar de monjes que sentados sobre el tatami (excepto por el sumo jerarca que estaba en una silla predicando) empezaron a recitar sutras con una voz grave y perfectamente sincronizada.

El aire vibraba con sus cánticos.

Mientras tanto, los visitantes en posturas similares participábamos de la ceremonia del incienso, realizábamos reverencias, seguíamos los sutras y nos embelesábamos con estos ritos maravillosos que subliman el espíritu, haciéndonos olvidar el frío o el entumecimiento de las piernas.

 

Terminada la ceremonia, hicimos un tour guiado por todas las instalaciones del templo; luego nos llevaron de vuelta a la habitación y nos trajeron el desayuno.

Nos indicaron que a las nueve de la mañana debíamos hacer el check-out.

Nos regalaron varios libros y los palillos que usamos para comer. Son preciosos.

 

 

La naturaleza que envuelve Eiheiji

Dejamos nuestras maletas en la recepción y nos fuimos a recorrer los exteriores del complejo.
No habíamos alcanzado a hacerlo el día anterior.

El terreno es precioso.

Varios edificios, un pequeño cementerio, puentes y esculturas, en medio de un gigantesco bosque de cedro, la montaña y el murmullo del arroyo.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: Patricia Bohórquez

 

 

Una experiencia memorable

Compartir con los monjes en ese remanso de paz, experimentar de cerca sus rutinas, y conocer con mayor profundidad la doctrina Zen, me hizo olvidar por completo que Jobs estuvo allí.

Templo Eiheiji (Fukui, Japón). Budismo zen.
Foto: ana-cooljapan.com

 

Solo pensé en mi propia vivencia, atesorándola, como una de las más memorables de mi historia en Japón.

 

Novedades en el JR Pass en 2020

A partir del 1 de junio de 2020, los poseedores de JR Pass podrán usar las puertas automáticas de las estaciones para acceder a los andenes. También podrán utilizar máquinas expendedoras de boletos para hacer reservas de asientos. Más información

 

 


Si quieres visitar el templo Eiheiji, tienes toda la información para viajar hasta allí en nuestro artículo:

Eiheiji, un templo zen en las montañas de Fukui

 

 

Patricia Bohórquez publicó también un detallado y precioso artículo en su propio blog sobre esta experiencia que te recomendamos leer. Lo tienes aquí.

 

 

¿Desactualizado o insuficiente?

Si ves aquí algo que no funciona, que está desactualizado o te gustaría obtener más información, contacta con nosotros.

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre