El santuario Jishu (o Jishu Jinja) es el más antiguo de Kioto dedicado a los dioses sintoístas del amor y las relaciones personales.

Se dice que las deidades (o kami) consagradas en Jishu Jinja hacen realidad los deseos de sus visitantes.

Se encuentra situado dentro de los terrenos del enorme y espectacular templo Kiyomizudera de Kioto.

 

 

Suscripción al boletín informativo de Japón Secreto

Los terrenos del templo Kiyomizudera

El templo Kiyomizudera es uno de los más importantes y pintorescos de Kioto.

En 1994 fue añadido a la lista de sitios Patrimonio Mundial de la UNESCO denominado “Monumentos Históricos de la Antigua Kioto”, motivo por el que cada año recibe cientos de miles de visitantes.

Situado en la ladera de un escarpado monte, sus extensos terrenos albergan un espectacular edificio principal y otros edificios secundarios.

 

Aunque se trata de un templo budista, alberga también algunos santuarios sintoístas, como el santuario Jishu (地主神社, “Jishu jinja“).

 

¿Sabías que…?

Aunque puede sonar extraño, en Japón es habitual el sincretismo religioso, es decir, la fusión de varias creencias diversas, principalmente el budismo y el sintoísmo.

 

 

Un santuario pequeño pero lleno de rincones especiales

Jishu Jinja está considerado como el santuario del amor y el matrimonio.

Se desconoce el año de fundación de este santuario y en los textos históricos a menudo se afirma que fue erigido incluso antes de la fundación de Japón. ⁣⁣⁣

Tanto el santuario principal como la sala de culto, la puerta principal y los terrenos del Jishu Jinja están catalogados como importantes propiedades culturales de Japón.

Aunque se trata de un santuario relativamente pequeño, está lleno de rincones preciosos en los que realizar diversos rituales para rezar pidiendo suerte en diferentes aspectos de la vida, como ahora explicaré.

 

Para nosotros este pequeño santuario está lleno de recuerdos de todas las veces que lo hemos visitado.

En particular, fue especialmente divertida la visita que hicimos con tres de nuestras mejores amigas de Kansai.

Lo pasamos muy bien realizando el ritual de las piedras para encontrar pareja (que luego explicaré).

 

 

Jishu: el santuario en que se hacen realidad los sueños

Aunque es conocido popularmente como el santuario del amor, lo cierto es que en este santuario se consagran siete deidades a las que se debe rezar si se desea suerte en siete diferentes aspectos de la vida.

Por eso se dice que no hay deseo que no puedas cumplir si rezas en Jishu Jinja.

 

Tal y como sucede en otros aspectos de la vida, los japoneses siempre cuentan con una “vía adicional” para encontrar la suerte: acudir a templos y santuarios a rezar para conseguirla.

 

¿Sabías que los japoneses son muy supersticiosos?

Descubre aquí todas las supersticiones de la cultura japonesa:

Supersticiones japonesas

 

Vamos a ver todo por lo que puedes rezar allí.

Kioto: santuario Jishu, perteneciente al templo Kiyomizudera
Visitando Jishu jinja, el santuario del amor en Kioto, con amigas, en el otoño de 2011

 

 

Purifica tu cuerpo y tu mente

Es costumbre purificar cuerpo y mente antes de acceder al interior de un santuario a rezar. Se considera una falta de respeto no hacerlo.

Por eso, lo primero que debes hacer al visitar Jishu Jinja es lavarte las manos y enjuagarte la boca con el agua preparada en el chōzuya, para limpiar tu cuerpo y alma.

Santuario Jishu del amor y el matrimonio. Templo Kiyomizudera. Higashiyama. Kioto

 

Después, debes rezar a Haraedo No Ōkami (祓戸大神), la deidad que despojará de tus pensamientos negativos para que puedas visitar al resto de deidades con la mente clara.

Ritual ante Haraedo No Okami en el santuario Jishu (Kioto)
Foto: jishujinja.or.jp

 

Para ello debes tomar el “haraegushi” (un palo con tiras de papel situado en el altar junto a Haraedo) y sacudirlo a izquierda, derecha e izquierda de nuevo para purificarte.

 

 

Suerte en el amor

Como en todas las culturas, en la japonesa se da mucha importancia a las relaciones personales y, sobre todo, a encontrar pareja.

Al tratarse del santuario del amor, Jishu Jinja es visitado cada año por numerosos jóvenes que no solo quienes buscan el amor de su vida, sino también quienes quieren casarse, quienes sufren el amor no correspondido, los padres que desean más cariño de sus hijos, etc.

 

La deidad principal (主祭神, “shusaijin“) de santuario Jishu es Ōkuninushi Mikoto (大国主命), deidad del amor y los “matrimonios exitosos”.

Por eso, tus deseos relacionados con el amor se harán realidad si rezas aquí a Ōkuninushi No Mikoto (una deidad que, por cierto, también está consagrada en el famoso santuario Izumo Taisha, situado en la prefectura de Shimane).

 

¿Sabías que…?

En Japón también se celebra San Valentín, Día de los Enamorados.

Pero se hace de una manera muy peculiar:

Así se celebra San Valentín en Japón

 

 

Oraciones diarias para todos los amuletos

Todos los días, los sacerdotes del santuario realizan una oración especial de matrimonio, considerada (según este santuario) la suerte más importante para vivir una vida feliz.

La oración va dirigida a Enmusubi, la deidad del amor, al que se pide que conceda los deseos solicitados por todas las personas que depositaron su amuleto el día anterior (omikuji, tablillas ema, etc).

Omikuyi en el santuario Jishu (Kioto)
Omikuyi en el santuario Jishu (Kioto)

 

Tablillas ema en el santuario Jishu (Kioto)
Tablillas ema en el santuario Jishu (Kioto)

 

 

Podrás ver allí un gong que, según se dice, al golpearse sirve de ayuda para llamar al amor.

Si lo golpeas ligeramente tres veces, el suave sonido llegará a los dioses y tendrás una buena relación.

Pero para ello deberás tocar el gong con un corazón puro y honesto. 

Gong en el santuario Jishu (Kioto)
Foto: jishujinja.or.jp

 

 

 

El ritual para encontrar el amor

¿Buscas el amor verdadero?

Si quieres hacerlo a la manera de los kiotenses (y japoneses de muchos otros lugares del país) en Kiyomizudera debes aprovechar a visitar el santuario Jishu y realizar el ritual que voy a explicar.

 

Al subir las escalinatas y llegar al pequeño santuario verás que hay en suelo dos piedras colocadas a 18 metros una de otra. Dichas piedras se colocaron allí ¡¡en el período Jōmon!!

Reciben el nombre de Koiuranai No Ishi (恋占いの石, “piedras de la suerte en el amor“).

Piedras Koiuranai en el santuario Jishu (Kioto)
Foto: jishujinja.or.jp

 

Son muy famosas y forman parte de un antiguo ritual para las personas que sueñan con conocer al amor de su vida.

Se supone que esas piedras te ayudan a adivinar tu futuro respecto a relaciones amorosas.

 

Dicho ritual consiste en caminar de una piedra a otra con los ojos cerrados, como alegoría de que en esta vida no se conoce nuestro destino.

Si se consigue llegar, se dice que la persona encontrará el amor.

Y si la persona necesita de la ayuda de otra para llegar sin problemas a la otra piedra, es el presagio de que quien le ha ayudado será quien le ayude también a encontrar el amor en la vida.

Piedra del santuario Jishu (Kioto) para probar si podrás encontrar pareja pronto. Templo Kiyomizudera
Una de las rocas del amor del santuario Jishu de Kioto

 

Por cierto, casi siempre hay muchos visitantes en Jishu Jinja, así que ten mucho cuidado de no chocar con ellas cuando realices este ritual.

 

 

Buena suerte en las citas

Al acceder al santuario, antes del segundo tramo de escaleras, situado a la izquierda, podrás ver el rincón dedicado a la deidad Ryōen Daikoku (良縁大国).

En japonés, ryōen significa “buena conexión”.

Por eso, a esta deidad le rezan quienes quieren encontrar a su “media naranja”; alguien con quien “conecten”.

Santuario Jishu del amor y el matrimonio. Templo Kiyomizudera. Higashiyama. Kioto

 

Pero también acuden a rezar quienes desean tener una buena relación con personas en general, en el trabajo, etc.

Así que, si le rezas, podrás tener más suerte en las relaciones con las personas.

 

 

Pero aún quedan cuatro deidades más a las que rezar en el santuario Jishu.

Vamos a ver el resto de aspectos de la vida por los que puedes rezar para pedir suerte.

Sigue leyendo.

 

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre