El Monte Koya (o Koyasan) es uno de los retiros espirituales más importantes de Japón y todo un cambio de ambiente tras visitar las enormes y ruidosas ciudades de Tokio y Ōsaka, llenas de coloridos y brillantes rótulos luminosos, tráfico y gente.

 

Hace una década, cuando comenzamos a viajar por Japón, el Monte Kōya era uno de los destinos más populares entre los viajeros extranjeros.

En los últimos años parece que su popularidad entre los turistas ha decaído un poco.

Curiosamente hace unos meses Shiseido, una conocida marca japonesa de cosméticos, inició una campaña de uno de sus productos haciendo referencia al Monte Kōya.

No soy un experto en cosmética y desconozco si lo que se dice en su anuncio promocional es cierto o no.

 

Lo que sí es cierto es que Kōyasan es un lugar realmente sorprendente y lleno de espiritualidad.

Su cementerio Okunoin, el más grande de Japón y el lugar más importante del monte Kōya, es uno de los lugares más tranquilos y bellos que podrás visitar.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Faroles de piedra, lápidas y musgo

 

Pero Koyasan no es solo un viaje recomendable por su maravilloso entorno natural sino también por el interesante viaje en tren cruzando el Japón rural, y sobre todo por la oportunidad que ofrece de alojarse en un templo budista de los muchos que ofrecen ese servicio (llamado «shukubo«).

De ese modo es posible ser testigo de la vida de los monjes, las antiquísimas tradiciones de la vida monástica japonesa, así como degustar su comida vegetariana y asistir a sus rezos de la mañana.

Por todo ello, Kōyasan es uno de los mejores lugares para visitar en la frondosa y exuberante prefectura de Wakayama, en la región de Kansai, nuestra prefectura favorita de Japón.

Además es fácil de llegar a Kōyasan desde Ōsaka, Kioto y Nara.

 

Por cierto, en el artículo me referiré a este lugar indistintamente como Monte Kōya o Kōyasan por estar ambos términos muy extendidos e igualmente utilizados.

Te pido perdón por haber escrito un artículo muy extenso, pero creo que es un lugar que conviene documentar adecuadamente para que pueda visitarlo todo el mundo con planes diversos.

 

 

Kōyasan, el centro sagrado del budismo Shingon

El Monte Kōya (高野山, Kōyasan) es el lugar más sagrado del budismo Shingon y, por ello, lugar principal de peregrinación y oración para los fieles de dicha rama del budismo.

Este lugar se encuentra en la región de Kansai, no muy lejos de Ōsaka y está cubierto de densos bosques y rodeado de ocho cimas.

La rama Shingon (真言宗, Shingonshū) de budismo esotérico es una de las ramas o sectas principales del budismo en Japón.

El término «secta»

Habitualmente se denomina «secta» a las escuelas de pensamiento budistas.

No hay que confundir esa acepción de la palabra con el uso peyorativo de ese término para referirse a los movimientos pseudoreligiosos surgidos en todo el mundo generalmente con fines sectarios.

 

Tras la construcción del templo Garan, primer edificio religioso en la cima de este boscoso monte, en el año 826 por el propio Kōbō Daishi, fundador de esta escuela budista en Japón, toda la zona se ha convertido con los años en un pueblo de templos.

 

En la actualidad hay alrededor de 120 templos en Kōyasan, muchos de los cuales ofrecen alojamiento a los peregrinos, e incluso se ha construido allí una universidad de estudio del budismo Shingon.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: altar de budismo Shingon

 

El más importante de los templos construidos en la cima del monte Kōya es el Kongōbuji, lugar de residencia del líder del budismo Shingon.

 

Pero también en Kōyasan se encuentra el famoso e impresionante cementerio Okunoin, dentro del cual se encuentra el mausoleo de Kōbō Daishi en un espectacular y sobrecogedor templo rodeado de una densa arboleda y numerosas tumbas.

Este mausoleo representa el principio y fin de la ruta de peregrinación de los 88 templos de Shikoku o «Shikoku Henro» (四国遍路).

Es tanta la importancia cultural y espiritual de Kōyasan, que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2004 dentro del grupo Lugares Sagrados y Rutas de Peregrinación de los Montes Kii junto con la ruta de peregrinación Kumano Kodo.

 

 

Alojarse en un templo budista de Koyasan

Para nosotros es una de las grandes experiencias que se pueden vivir en un viaje por Japón.

 

Es posible visitar Kōyasan en un día viajando desde Ōsaka, Kioto, Nara o Wakayama, pero es mucho mejor aprovechar la visita para vivir la experiencia de alojarse en un templo y así conocer las tradiciones religiosas del budismo Shingon.

Para nosotros poder alojarse en un templo budista durante una noche y poder vivir esta experiencia tan especial es el principal atractivo que tiene el Monte Kōya.

 

 

Shukubō: dormir en un templo de Japón

Algunos templos de Japón, como muchos de Kōyasan y generalmente aquellos situados en lugares de peregrinación, ofrecen lo que se conoce como shukubō (宿坊), que significa alojamiento para peregrinos y turistas.

Alojarse en un templo de Japón permite vivir de cerca tanto la experiencia básica de los alojamientos japoneses (comida japonesa, dormir en futón, bañarse en un ofuro) como la experiencia única de descubrir cómo es la vida de los monjes y sus rituales.

 

¿Cómo son las habitaciones de los templos de Koyasan?

Depende del templo que elijas, pero generalmente se trata de habitaciones privadas sencillas de estilo japonés con suelo de tatami, puertas correderas (fusuma) y aseos y baños compartidos, divididos por sexos.

En alguna ocasión, como en el caso del Eko-in, algunas habitaciones son el resultado de dividir una enorme sala en varias estancias mediante puertas correderas.

Se duerme en futones sobre el tatami. Generalmente los monjes se ocuparán de preparar los futones mientras cenas.

 

Puesto que Koyasan es un pueblo de montaña, las noches son frescas incluso en verano.

Por eso las habitaciones cuentan con calentadores de gas (aquí puedes aprender a utilizar los radiadores japoneses).

Si estás interesado, al final del artículo explico cómo reservar alojamiento en un templo de Koyasan.

 

 

¿Cómo es la comida de los templos?

La comida de los templos está basada en la cocina tradicional japonesa pero, dado que los monjes budistas no pueden comer carne, los platos son vegetarianos (generalmente verduras de temporada y típicas de la zona).

Este tipo de cocina se llama shōjin ryōri (精進料理, «comida de devotos«) y se sirve tanto en las cenas como en los desayunos.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: cena en el templo Muryokoin (shukubo). Comida shōjin ryōri (精進料理)

 

Los ingredientes habituales en este tipo de comida son, además de las verduras de temporada, la yuba, el tofu (generalmente frito y frío cocinado al estilo «koyadofu«), el konjac o konnyaku y las judías o frijoles.

 

Consejo

Si tienes alergia a algún alimento, te recomiendo que leas nuestro artículo sobre alergias e intolerancias alimentarias en un viaje a Japón para evitar problemas de salud.

comida japon alergia intolerancia vegano celiaco

 

Algunos templos ofrecen al posibilidad de menús sin gluten. Mira la sección alojarse en Koyasan.

 

Dependiendo del alojamiento que elijas, el tratamiento será más lujoso.

Puede que te sientas incómodo porque los monjes te sirvan la cena, pero no te preocupes.

El servicio a visitantes forma parte de su vida austera y de sus rituales religiosos.

 

Muy importante

Debes llegar al templo para registrarte (check-in) no más tarde de las 16:00 o 16:30, ya que la cena se sirve pronto (entre las 17:30 y las 18:00).

 

En el momento de registrar tu llegada al templo te preguntarán a qué hora deseas cenar. Seguramente te darán esas dos opciones.

Más abajo explico cómo reservar alojamiento en un templo de Koyasan.

 

 

Oración matutina: los rituales esotéricos

Cuando la oscuridad aún envuelve el templo y se oyen leves sonidos de la naturaleza por los pasillos de madera, suena una campana que anuncia el comienzo de las oraciones de la mañana.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: pasillo interior del templo Eko-in (shukubo)
Pasillo interior del templo Eko-in

 

El alojamiento en un templo incluye la posibilidad de asistir a los rituales de oración matutinos, que suelen comenzar a las 6:00 y duran unos 30 a 45 minutos (asegúrate de preguntar la hora exacta).

 

No está permitido filmar ni tomar fotografías durante los rezos

 

Es una actividad totalmente opcional, pero si vas a asistir (te recomiendo que lo hagas, pues no lo olvidarás jamás) recuerda ser absolutamente puntual. No te retrases ni un minuto. Y guarda absoluto silencio.

Los monjes avisan del comienzo de los rezos haciendo sonar una campana.

 

Después de los rezos se sirve el desayuno. Generalmente a las 7:00.

Algunos templos también ofrecen una sesión de meditación durante la tarde.

Por supuesto, durante tu estancia también puedes visitar los salones y el jardín del templo, así como disfrutar de sus baños comunitarios (siempre separados por sexos).

Más abajo hablo de cómo alojarse en un templo de Kōyasan y muestro una lista con los mejores templos del Monte Kōya en los que puedes alojarte.

 

¿Te gustaría alojarte en templos budistas de otros lugares de Japón?

Si te interesa vivir la experiencia de dormir en otros templos budistas de Japón, te recomiendo descubrir la ruta Dewa Sanzan (en la región de Tōhoku) y el templo Eiheiji (cerca de Kanazawa)

 

 

Lugares de interés en el Monte Kōya

Puede decirse que la villa de Kōyasan se divide en dos zonas principales:

  • el Garan, recinto sagrado situado al oeste, donde hay interesantes templos y pagodas
  • la zona conocida como Okunoin, al este, en la que se encuentra el cementerio de Okunoin

De todos los lugares de interés de Koyasan, los más importantes son el Kongōbuji, templo principal del budismo Shingon, y el cementerio Okunoin, lugar del mausoleo de Kōbō Daishi.

Una de las ventajas de alojarte una noche en Koyasan es que tendrás tiempo de sobra para visitar ambas zonas (algo que recomiendo).

 

Si haces una visita de unas pocas horas, quizás no tengas tiempo suficiente, salvo que tengas un buen plan (en invierno dispondrás de muchas menos horas de luz).

Tanto si pasas una noche allí como si no, recuerda echar un vistazo a los pases y tickets de descuento que explico al final de este artículo porque posiblemente te interese alguno.

 

 

Cementerio Okunoin

Situado en un denso bosque de cedros y envuelto en neblina en algunas ocasiones, el cementerio Okunoin (奥の院) es, en nuestra opinión, el punto de mayor interés del Monte Koya y el que nos hizo viajar hasta allí en nuestro primer viaje en el año 2008.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin
Visitando el cementerio Okunoin en 2008

 

Un lugar sobrecogedor (sobre todo si eliges una buena hora para visitarlo) en el que miles de lápidas cubiertas de musgo se mezclan con los vetustos cedros creando una atmósfera sagrada cargada de paz y misterio.

Para entrar en el cementerio existen dos posibles entradas: cruzando el puente Ichinohashi (parada de autobús Ichinohashiguchi) o a través de la entrada Okunoin Sandō (parada de autobús Okunoinmae).

 

El puente Ichinohashi

El puente Ichinohashi (一の橋, «primer puente«) es una de las dos entradas a Okunoin, el cementerio más grande de Japón, con más de 200.000 lápidas repartidas por los dos kilómetros de camino adoquinado que serpentea por el bosque y conduce al mausoleo de Kōbō Daishi.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Entrada Ichinohashi (一の橋)
Cementerio Okunoin. Entrada Ichinohashi (一の橋)

Es costumbre hacer una reverencia antes de cruzar dicho puente como muestra de respeto a Kōbō Daishi.

 

Adentrándonos en el cementerio

Tras cruzar el primer puente y siguiendo el sinuoso sendero de adoquines, flanqueado por cedros y miles de lápidas de diversa antigüedad mezcladas, nos adentramos más y más en el cementerio.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Lápidas y musgo.

 

Por alguna razón, este cementerio me recuerda mucho a la base del Monte Haguro y me parece que guardan una fuerte similitud.

Se respira una profunda paz y un silencio que se rompe en algunas ocasiones por el ruido de una rama de cedro al crujir o por algún otro sonido que, por instantes, al ser casi de noche, nos alteran.

Pero no hay que asustarse. Es Japón. Allí no hay ningún peligro.

 

Este cementerio recibe cada año más de un millón de visitas, la mayoría de las cuales seguramente son parte de un viaje espiritual (como el Camino de Kumano).

Pero también muchos nos adentramos en ese cementerio buscando la paz y la belleza.

Se dice que el cementerio de Okunoin es el primer lugar por el que comenzará la salvación de las almas el día de la resurrección (cuando el Buda Miroku llegue a la Tierra) por lo que aquí descansan los restos fúnebres de grandes personalidades y monjes importantes desde hace siglos.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Lápidas y musgo

 

Para quienes no tienen la suerte (o el dinero) para que sus restos descansen aquí, se dice que dejando un mechón de pelo es suficiente para ser de los primeros en ser llamados a la salvación.

Si se sabe observar (y se conoce algo el idioma japonés), es posible encontrarse con rincones realmente curiosos, como tumbas de líderes religiosos, señores feudales e incluso algunos empresarios importantes.

 

Uno de esos rincones, que es además uno de los monumentos funerarios más importantes de Okunoin, es el memorial por las víctimas de la guerra en el norte de Borneo (durante la Segunda Guerra Mundial), que honra a los soldados japoneses, malayos y australianos muertos en esa batalla.

Este memorial se distingue por las banderas que pueden verse ondeando en él.

Otro de los rincones curiosos (y que no resulta difícil encontrar) es el Sugatami No Ido (姿見の井戸) o «Pozo de Espejo (de cuerpo entero)«.

Está justo después de cruzar el segundo puente, Naka No Hashi (中の橋), y se distingue porque está construido de madera.

Pues bien, la leyenda dice que si miras al pozo y no te ves reflejado, morirás en menos de tres años. ¿Te atreves a mirar?

 

Si paseas atento también podrás encontrar el Zenni Jōchi Ishibumi (禅尼上智碑, «monumento Zenni Jochi«), una lápida de un metro en recuerdo a una monja budista.

Una aterradora leyenda dice que si acercas tu oreja a esa lápida podrás escuchar los gritos que salen del infierno.

Si te atreves a escuchar (y oyes algo), me gustaría que lo comentaras al final de este artículo.

 

El camino continúa mientras el silencio es cada vez mayor y aumenta el misterio.

De repente aparecen ante mí una serie de edificios de madera y un conjunto de estatuas.

Se trata de la Shotokuden (sala de té) y la Gokusho (sala de ofrendas).

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Shotokuden (sala de té) y Gokusho o sala de ofrendas
Shotokuden (sala de té) y la Gokusho (sala de ofrendas).

 

Se oye el rumor del agua de lo que parece ser un riachuelo cercano.

Se trata de las estatuas Mizumuke Jizo y el arroyo Tamagawa.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Arroyo Tamagawa desde el puente Gobyōbashi o Gobyōnohashi (御廟橋).
Arroyo Tamagawa

 

Al lado de la Sala de Ofrendas Gokusho (御供所), se encuentra una fila de estatuas que representan a Jizō, un popular Bodhisattva que cuida de los niños, los viajeros y las almas de los difuntos.

Recomendamos viajar a Japón con conexión a internet en el teléfono
Internet en Japón

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Estatuas Mizumuke Jizō cerca del Torodo.

 

Allí los visitantes llevan a cabo un curioso ritual que consiste en hacer una ofrenda y arrojar agua con un cazo sobre las estatuas, conocidas como Mizumuke JizōJizō que se cubren de agua«) para rezar por los miembros de la familia que murieron.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Estatuas Mizumuke Jizō cerca del Torodo.

 

Los peregrinos, que en Japón visten con una túnica blanca, tienen por costumbre lavarse con el agua sagrada del Tamagawa en el llamado Suigyōba (水行場) antes de entrar en el santuario.

Hay también unas placas de madera con inscripciones en el río. Están colocadas allí en recuerdo a los ahogados y a los niños que no llegaron a nacer (en el año 2008 no había).

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Arroyo Tamagawa desde el puente Gobyōbashi o Gobyōnohashi (御廟橋). Tablas de madera
Tablillas en recuerdo a los ahogados y a los niños abortados

 

El puente Gobyōbashi

El puente Gobyōbashi o Gobyōnohashi (御廟橋, «puente del mausoleo«) cruza el arroyo Tamagawa, que discurre detrás del Mizumuke Jizo y es la separación entre los terrenos más profundos del templo (donde se encuentra la Tōrōdō o sala de los faroles) y el resto de Okunoin.

Es costumbre hacer aquí también una reverencia antes de cruzar el puente, para honrar a Kōbō Daishi, que se encuentra al final del camino, dentro del enorme templo.

 

Un cartel en japonés situado a la entrada del puente informa de que está prohibido tomar fotografías, comer y beber a partir de ese punto.

 

Al final del puente, entre los cedros, se vislumbran los faroles de tenue luz que pretenden guiar al visitante hasta el Tōrōdō o «sala de los faroles».

La visión del enorme templo al fondo del camino, rodeado de la arboleda y situado al final de un tramo de escaleras, es sobrecogedora, magnífica, impresionante.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: cementerio Okunoin. Camino hacia el Tōrōdō (燈籠堂) o sala de los faroles. Nieve en invierno

 

Pero antes de llegar al mausoleo se encuentra la piedra Miroku Ishi (弥勒石 o みろく石) dentro de una caja de madera del tamaño de una cabina de teléfono.

Allí los peregrinos meten una mano por un agujero y tratan de colocar un pedrusco grande y suave en una plataforma superior.

Se dice que notarás la piedra pesada si eres pecador y ligera si estás limpio de pecado, pues el peso de la piedra equivale al peso del pecado.

El nombre de la piedra hace referencia al Bodhisattva Miroku, Buda del futuro, venerado en el budismo Shingon.

 

El Tōrōdō o sala de los faroles

El Tōrōdō (燈籠堂) o sala de los faroles es el edificio principal y el lugar más sagrado del cementerio Okunoin.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: cementerio Okunoin. Tōrōdō (燈籠堂) o sala de los faroles. Nieve en invierno

 

Está situado cerca de la entrada norte.

Dentro de la sala se dice que hay más de 10.000 lámparas donadas por los fieles y que, según la leyenda, se mantienen encendidas eternamente.
Al menos dos de ellas se dice que llevan encendidas más de 900 años.

Tras esa sala se pueden ver las puertas cerradas del Kōbō Daishi Gobyō (弘法大師御廟) o Mausoleo de Kōbō Daishi, fundador del budismo Shingon de Japón.

 

La creencia Shingon dice que en dicho mausoleo, Kōbō Daishi no está muerto sino descansando en meditación eterna mientras espera la llegada de Miroku Nyorai, el Buda del mundo futuro.

Mientras eso sucede, ofrece consuelo a quienes buscan la salvación eterna.

Muchos monjes decidieron posteriormente intentar emular a Kōbō Daishi practicando lo que se conoce como Sokushinbutsu o auto momificación en vida:

Japón misterioso: los monjes momificados en vida o Sokushinbutsu

 

Muchos visitantes llegan de todas partes para rezar a Kōbō Daishi, y no es raro ver peregrinos recitando sutras aquí.

El sótano de esta sala alberga 50.000 diminutas estatuas donadas en 1984 con motivo del 1.150 aniversario de la entrada de Kobo Daishi en su meditación eterna.

 

Durante un tiempo (aproximadamente en 2014) uno de los monjes encargados de cuidar este lugar fue una agradable persona que conoce muy bien España y habla bien el inglés y algo de español.

Desconozco si aún se encuentra allí.

De ser así, quizás tengas la suerte de hablar con él y te explicará muchas cosas interesantes.

 

 

Camino alternativo a Okunoin

En los últimos años se ha generalizado este camino alternativo hasta el Mausoleo de Kōbō Daishi, pues es más corto.

Cuando visitamos el cementerio por primera vez en 2008 no existía esta posibilidad. Ha sido añadido posteriormente con nuevas tumbas de personas y empresas.

Comienza en la parada de autobús de Okunoinmae, que es la última parada de la línea principal de autobús del pueblo, la misma que comienza en la estación del funicular y para en el centro (Senjuinbashi).

Pero no recomiendo visitar el cementerio entrando por este camino (Okunoinsandō), porque te perderás casi todo su encanto.

Sin embargo, es buen camino para salir del cementerio y ver algunos lugares interesantes más, como el monumento de la hormiga blanca, erigido por una empresa de pesticidas que quiso pedir perdón por ser culpable del exterminio de millones de esos pequeños insectos con sus productos.

Más abajo explico cómo moverse por Kōyasan e incluyo un mapa.

 

 

¿Cuándo visitar el cementerio Okunoin?

En nuestra opinión, el mejor momento para visitar el cementerio de Okunoin es al atardecer.

Quizás sea sugestión, pero parece que en ese momento del día el sonido se hace cada vez más denso y por momentos parecen oirse sonidos extraños aquí y allá.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin

 

Hemos visitado el cementerio en varias ocasiones y horas diferentes. Sin duda al atardecer el cementerio resulta más intrigante y mágico.

Y al llegar a la sala de los faroles, el silencio roto por el rumor del arrollo junto con la tenue luz de los faroles y el olor del incienso que proviene del interior crean un ambiente sobrenatural.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: cementerio Okunoin. Camino hacia el Tōrōdō (燈籠堂) o sala de los faroles, el lugar más sagrado

 

Eso sí, recuerda que a esa hora no encontrarás ninguna sala abierta. Deberás realizar una nueva visita a otra hora (¿quizás al amanecer?).

 

Consejo

Si vas a visitar el cementerio de Okunoin al atardecer asegúrate primero de planificar bien tus horarios de visita para no hacerlos coincidir con la cena en el templo en el que te alojes, que suele ser, a las 18:00 como muy tarde.

Recuerda que el camino de Okunoin es largo y te tomará bastante tiempo visitarlo.

Algunos templos como el Eko-in ofrecen un paseo nocturno por el cementerio.

 

También es mágico si se tiene la suerte de visitar con niebla.

Por el día el cementerio pierde todo su encanto, especialmente en mañanas luminosas, salvo que tengas la «suerte» de poder visitarlo con niebla o lluvia.

 

Okunoin con lluvia

Si el día que vas a visitarlo está lloviendo, eres una persona con suerte.

La belleza y misterio de este cementerio y sus templos se ve multiplicada por el sonido de la lluvia al caer y el silencio.

Estarás seguramente solo en tu visita y podrás sentir aún más la magia de este lugar.

Asegúrate de conseguir un paraguas y aventúrate (en muchas ocasiones hay paraguas disponibles en la entrada de los templos que dan alojamiento. Puedes tomar uno pero, por favor, devuélvelo al acabar tu visita).

Nosotros vivimos nuestra primera visita con lluvia y nunca la olvidaremos.

 

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama, región de Kansai)
Día lluvioso en Koyasan

 

Consejo

Caminar por algunos lugares de Koyasan como el cementerio de Okunoin resulta algo peligroso si no cuentas con buen calzado, pues el suelo es resbaladizo debido al hielo.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Faroles de piedra, lápidas y musgo. Nieve resbaladiza

Por ello recomiendo usar crampones para caminar.

Nosotros usamos estos crampones de marcha que ahora se venden en Amazon muy baratos.

 

Horario de apertura de las salas del cementerio de Okunoin

  • Tōrōdō o sala de los faroles: abierto todo el año de 6:00 a 17:30. Entrada gratuita.
  • Sala de ofrendas Gokusho: abierta todo el año de 8:30 a 17:00. Entrada gratuita.

 

 

El templo Kongōbuji

El edificio llamado Kongōbuji (金剛峯寺) fue ordenado construir por el famoso daimio (soberano feudal) Hideyoshi Toyotomi (豊臣秀吉) en 1593 en homenaje a su madre fallecida.

Viaje al Monte Koya o Koyasan: entrada a Kongobuji. Nieve en invierno

 

Años más tarde este edificio se añadió a otro templo cercano para crear el templo principal del budismo Shingon.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Kongobuji. Nieve en invierno

 

La visita a este templo es sobrecogedora especialmente en otoño (por el momiji) e invierno (porque la nieve cubre los tejados y parte de los terrenos) aunque maravillosa en cualquier época del año.

Viaje al Monte Koya o Koyasan: templo Kongobuji. Nieve en invierno

 

Pagando una pequeña entrada podrás visitar el interior de este templo.

Al acceder al interior del Kongōbuji lo primero que verás es la sala Ohiroma, utilizada para rituales importantes y ceremonias religiosas.

Las preciosas puertas correderas («fusuma») están adornadas con grullas pintadas a mano.

 

Al lado de la sala Ohiroma te encontrarás la sala de los ciruelos y la de los sauces.
Reciben estos nombres por el tema decorativo de sus puertas correderas también pintadas a mano, por supuesto.

La sala de los sauces guarda una truculenta historia pues en ella Hidetsugu Toyotomi se suicidó siguiendo el ritual seppuku (mal llamado «harakiri» en Occidente) por orden de su tío Hideyoshi.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Kongobuji. Pasillos exteriores. Nieve en invierno

 

Siguiendo por un largo pasillo se llega al ala nueva del edificio, añadida más recientemente.

Allí puedes sentarte en una enorme sala con suelo de tatami y disfrutar de un té verde y un dulce (aunque en invierno el frío en esa sala es intenso por estar todo abierto por lo que deberás estar bien abrigado).

Al lado podrás encontrar otro edificio en el que las puertas correderas de sus habitaciones están decoradas con pinturas de flores de temporada así como alusiones a la vida de Kōbō Daishi, de su viaje a China y de la fundación de Kōyasan.

 

Por cierto, detrás del edificio se encuentra el Banryutei, el jardín de rocas más grande de Japón, creado en 1984.

Está compuesta por enormes rocas traídas expresamente de Shikoku, lugar de nacimiento de Kōbō Daishi, que representan un par de dragones emergiendo de un mar de nubes.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Kongobuji. Pasillos exteriores. Nieve en invierno

 

Volviendo al edificio principal de Kongōbuji, pasarás por Jodannomala, una sala decorada de manera extravagante con paredes y puertas cubiertas de pan de oro, y con techos decorados con flores talladas.

Se utiliza para recepciones de grandes personalidades (como la familia imperial, por ejemplo).

Al final de la visita pasarás por las enormes y oscuras cocinas del Kongōbuji, con capacidad para cocinar para unas dos mil personas.

 

 

 Garan, la sala Kondo y la Pagoda Konpon Daito

El Garan es el templo central del complejo de Kōyasan.

Está compuesto por varios edificios entre los que destacan el Salón Kondo y la enorme y preciosa pagoda Konpon Daito.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Garan, la sala Kondo y la Pagoda Konpon Daito
Garan, la sala Kondo y la Pagoda Konpon Daito

 

La Sala Kondo es una gran sala de templo de madera donde se celebran ceremonias importantes.

Allí se guarda como reliquia una imagen de Yakushi Nyorai, el Buda de la medicina y la curación.

Kōbō Daishi comenzó su construcción pero no la terminó.

Sus sucesores completaron la construcción de la sala Kondo y la pagoda Daito añadiendo más edificios y otras pagodas, como la Toto o pagoda del este, la Saito o pagoda del oeste, el Miedo (sala del fundador) y el santuario Kōya Myōjin, consagrado a los kami (deidades sintoístas) del monte Kōya.

 

Junto a la Sala Kondo se encuentra la pagoda Konpon Daito, de llamativo color bermellón y 45 metros de altura, que cuenta con dos plantas y estilo tahoto por lo quemás que una pagoda parece una estupa india.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Garan. Pagoda Konpon Daito
Garan. Pagoda Konpon Daito

 

En su interior se encuentra una estatua del Dainichi Nyōrai (Buda Cósmico, también llamado Variocana), Buda central del budismo Shingon.

Está rodeada de estatuas y pinturas colgadas en pilares, que en conjunto forman un extraño mandala (mapa metafísico del cosmos) tridimensional. Y digo extraño porque los mandalas son bidimensionales.

 

Según una leyenda que mitifica la figura de Kōbō Daishi, se dice que éste lanzó su sankosho (una herramienta ceremonial budista que parece una lanza corta de tres puntas a ambos lados) desde China (donde estuvo estudiando) hacia Japón.

A su vuelta a Japón, Kōbō Daishi encontró su sankosho enganchado en las ramas de un pino del monte Kōya y decidió elegir este lugar para construir el Garan (templo central de Kōyasan).

El pino en el que se dice que quedó enganchado el sankosho todavía sigue allí.

 

 

El mausoleo Tokugawa

El Mausoleo Tokugawa (徳川家霊台, Tokugawa Ke Reidai) de Kōyasan fue construido en 1643 por el tercer shōgun de la familia, llamado Iemitsu, con la intención de que su clan contara con un mausoleo cerca del de Kōbō Daishi.

La familia ya contaba con otros mausoleos situados por todo Japón, como el famoso santuario Toshogu de Nikkō.

 

Se compone de dos edificios en los que están consagrados el abuelo de Iemitsu, Ieyasu (en el edificio de la derecha) y el padre, Hidetada (en el edificio de la izquierda), los dos primeros shōgun del clan Tokugawa.

Ambos edificios están construidos en el pomposo estilo de comienzos del período Edo, con extravagante ornamentación.

El mausoleo Tokugawa está a diez minutos andando desde el cruce de Senjuinbashi, siguiendo la carretera que lleva a la estación de Koyasan. (ver mapa)

La parada de autobús más cercana es Namikiri Fudo Mae.

 

 

Ver Kōyasan en un día

Si no puedes alojarte en Kōyasan (una lástima) y solo puedes visitarlo en un día, los lugares que, en mi opinión, no debes perderte son el cementerio Okunoin y el templo Kongōbuji.

 

 

El budismo Shingon

Procedente de China, la escuela Shingon fue introducida en Japón en el año 805 por Kūkai (空海) conocido tras su muerte con el sobrenombre de Kōbō Daishi (弘法大師), religioso y sabio erudito a quien se le atribuye la creación de la escritura kana japonesa.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): imagen de Kukai o Kobo Daishi
Imagen de Kūkai (空海) o Kōbō Daishi (弘法大師)

 

El monje Kūkai estudió en China el budismo tántrico (Vajrayāna) y regresó a Japón con amplios conocimientos así como un buen volumen de textos y obras de arte.

Ya en Japón desarrolló su propia síntesis de la práctica y doctrina esotéricas, centradas en el Buda cósmico Dainichi (Vairochana).

La práctica Shingon consiste en rituales muy elaborados, recitación de dharanis y mantras (fórmulas sagradas de rezo) y meditación sobre mandalas.

 

Según el budismo Shingon, la iluminación no es una realidad distante sino que es posible alcanzarla a lo largo de esta vida, pero para ello es necesario contar con un auténtico maestro y practicar un entrenamiento correcto del cuerpo, el habla y la mente.

En el shingon se dice que el buda Dainichi está en todas las cosas. Por ello, el objetivo último es el conocimiento de que la naturaleza propia es idéntica a Dainichi, un objetivo que se alcanza mediante la meditación y las prácticas rituales.

Para alcanzar este conocimiento es necesario recibir la doctrina secreta Shingon, transmitida oralmente por los maestros a los iniciados.

 

 

Moverse por Kōyasan

El conjunto de los más de cien templos situados en Kōyasan forman un pueblo en la cima de la boscosa montaña.

Importante

Si llegas en funicular a la estación de Koyasan necesitarás tomar un autobús (o un taxi) hasta el centro del pueblo.

Está prohibido (por razones de seguridad vial) ir caminando desde la estación de funicular de Kōyasan al centro del pueblo.

 

El trayecto entre la estación de funicular de Kōyasan y el centro del pueblo es de 10 minutos en autobús o taxi.

En Kōyasan es posible ir caminando de un lugar de interés a otro ya que el pueblo es llano, sin apenas pendientes, y la mayoría de lugares de interés (incluyendo el Garan, Kongobuji y el Museo Reihokan) se encuentran en el centro de la ciudad.

 

Okunoin es el único punto de interés importante que se encuentra fuera del centro de la ciudad (al este).

En el extremo oeste se encuentra la puerta Daimon, la entrada tradicional a Kōyasan.

Si necesitas moverte de extremo a extremo (por ejemplo para visitar el cementerio de Okunoin o porque tu alojamiento no está en el centro) puedes moverte en autobús ya que hay tres líneas que conectan los puntos importantes:

  • la línea principal, que conecta la estación de Kōyasan con Okunoin
  • otra línea que conecta los extremos este y oeste del pueblo: la puerta Daimon con Okunoin
  • y otra línea que conecta la estación de Kōyasan con la puerta Daimon

 

Todas las líneas de autobús pasan por la intersección de Senjuinbashi en el centro de la ciudad, donde se encuentra el Centro de Información Turística de Kōyasan.

 

Aquí puedes consultar los horarios de las líneas de autobuses:

Horarios de autobuses

 

Y en este panfleto informativo también puedes ver los horarios simplificados.

 

 

Pases y tickets de descuento en Kōyasan

Dado que el viaje a Kōyasan no está cubierto por el JR Pass (ni tampoco los autobuses de Kōyasan), puede ser interesante para tu presupuesto que compres alguno de los pases combinados de transporte que existen actualmente.

 

Pase de visitas Combination Ticket

Este ticket ofrece acceso a prácticamente todos los puntos de interés de Koyasan, incluidos Kongōbuji, el salón Kondo y Pagoda Daito en Garan, el Museo Reihokan y el Mausoleo Tokugawa.

También da derecho a participar en un servicio religioso jukai en Daishi Kyōkai.

El boleto está disponible en las oficinas de información turística de Kōyasan y se puede usar durante varios días.

Actualmente cuesta 1.500 yenes pero es muy rentable si visitas varios lugares.

 

Koyasan World Heritage Ticket

El Koyasan World Heritage Ticket es en realidad un conjunto de tickets con descuento que recibes en un sobre para que los vayas usando.

Incluye un viaje de ida y vuelta desde Ōsaka a Kōyasan, viajes ilimitados en autobús dentro del pueblo de Kōyasan y entrada con descuento a Kongōbuji, el Museo Reihokan, y la Sala Kondo y la Pagoda Daito en Garan.

Este ticket es válido durante dos días consecutivos.

Actualmente cuesta 2.780 yenes.

Puedes adquirirlo en las estaciones de Nankai Namba, Shin-Imamiya y Tengachaya.

Merece mucho la pena puesto que solo el viaje de ida y vuelta desde Ōsaka ya cuesta más que este ticket como puedes comprobar en Hyperdia.

 

Kansai Thru Pass

El Kansai Thru Pass está pensado para ser rentable si se visita Kōyasan en combinación con otros lugares en la Región de Kansai.

El Pase Kansai Thru se puede usar en días no consecutivos.

Toda la información sobre el pase de transporte Kansai Thru Pass.

 

Pase de autobús ilimitado diario

El pase de autobús ilimitado por un día cuesta actualmente 830 yenes y se puede comprar en la estación de funicular de Kōyasan.

 

 

¿Cuándo visitar Kōyasan?

Cualquier época del año es buena para visitar Kōyasan.

No obstante, para nosotros las mejores épocas son el otoño, por los preciosos e intensos colores rojizos de los árboles, y el invierno, porque Kōyasan queda cubierto de una gruesa capa de nieve.

El espesor de la nieve puede llegar a ser de más de un metro en algunas zonas y apenas se alojan turistas, por lo que el pueblo se convierte en un retiro mágico de paz y espiritualidad.

 

No debes preocuparte por el transporte a pesar de las enormes nevadas porque los conductores de los autobuses del monte Kōya tienen una destreza impresionante (te recomiendo montarte en la parte delantera del autobús para disfrutar aún más el trayecto desde la estación del funicular de Kōyasan).

Eso sí, recuerda que al tratarse de la cima de una montaña, es recomendable llevar algo más de ropa de abrigo que la que lleves en el resto de tu viaje por Japón, con la excepción del verano.

Aquí tienes consejos para soportar el frío invernal de Japón.

 

 

Cómo llegar a Kōyasan

Llegar a Kōyasan en tren es una de las experiencias más intensas que se pueden vivir en un viaje a Japón.

De hecho, el trayecto hasta la cima del monte Kōya es uno de los encantos de la visita que te hará sentir como un aventurero.

 

La llegada a la estación de Gokurakubashi («puente hacia el paraíso») es ya toda una aventura inolvidable.

El tren avanza serpenteando a través de estrechos valles rodeados de boscosas y elevadas montañas, parando en cada una de las minúsculas estaciones de pueblo donde apenas sube o baja una persona, generalmente anciana.

En el último tramo las ruedas de los vagones chirrían sobre la vía.

 

Crees haber visto suficiente, pero te equivocas, pues aún queda montar en un funicular que te lleva por una empinada colina hasta la estación de Koyasan, cubierta en ocasiones de una densa niebla.

Viaje al Monte Koya o Koyasan: estación de Koyasan. Autobuses Nankai esperando. Niebla.

 

Es posible llegar a Kōyasan desde muchos puntos de Japón, especialmente desde lugares de la región de Kansai, que es donde está ubicado este monte.

Voy a explicar cómo llegar desde los tres lugares más habituales: Ōsaka, Kioto y Nara.

El viaje a Koyasan no está cubierto por el JR Pass

 

Si deseas viajar desde otro lugar, puedes diseñar tu plan de viaje con Hyperdia.

Si aún no sabes utilizarlo, aquí tienes un completo tutorial sobre Hyperdia (y aquí puedes ver el tutorial en vídeo).

Si tienes dudas, puedes consultarnos en nuestra sección de contacto.

Recuerda llevar dinero en metálico para el transporte.

También es interesante que cuentes con la tarjeta Suica, Pasmo u otra similar.

 

 

Cómo llegar a Kōyasan desde Ōsaka.

La manera más sencilla y cómoda de llegar a Koyasan desde Ōsaka es con los trenes de la línea Nankai Koya partiendo de las estaciones de Namba o Shin-Imamiya (consulta nuestra guía básica de Ōsaka para orientarte).

Cada día hay cinco trenes rápidos Limited Express (más caros pero más rápidos) que salen de esas estaciones hacia la estación de Gokurakubashi, la última de la línea, justo en la base del monte Kōya.

El trayecto dura unos 80 minutos y cuesta 1.650 yenes.

 

También se puede ir un poco más despacio en un Express. El trayecto dura 100 minutos y cuesta 870 yenes. Sale uno cada 20-30 minutos.

La mayoría de estos trenes requieren un trasbordo en la estación de Hashimoto.

Si viajas en uno de ellos, intenta estar atento al revisor o pregunta al llegar a Hashimoto (橋本駅).

 

En la estación de Gokurakubashi (極楽橋駅) debes bajar del tren y montarte en el espectacular funicular que sube por la montaña hasta Koyasan.

Viaje al Monte Koya o Koyasan: estación de Gokurakubashi (極楽橋駅). Cartel indicando la dirección a seguir para tomar el funicular.
Estación de Gokurakubashi (極楽橋駅). Cartel indicando la dirección a seguir para tomar el funicular.

 

El trayecto dura unos cinco minutos y cuesta 390 yenes.

Funicular de Gokurakubashi. Nieve en invierno
Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): funicular de Gokurakubashi. Nieve en invierno

 

Al llegar a la estación de Koyasan es necesario que montes en un autobús local que te llevará al centro de Kōyasan ya que está prohibido ir desde la estación de Koyasan caminando hasta el centro como ya dije al hablar de cómo moverse por Kōyasan.

Este autobús hace varias paradas (la última en Okunoin) y te costará unos 300 yenes (dependiendo de dónde bajes).

Recuerda llevar dinero en metálico para el transporte y recuerda que debes montar por la parte de atrás del autobús y salir por delante, pagando al llegar.

 

Recomendación

Para ahorrar dinero en transporte puedes adquirir el pase Koyasan World Heritage Ticket o el Kansai Thru Pass.

 

 

Cómo llegar a Kōyasan desde Kioto

Desde la estación de Kioto debes tomar un tren JR Special Rapid hacia la estación de Ōsaka.

Sale uno cada 10-15 minutos y el trayecto hasta Ōsaka dura media hora.

Al llegar a la estación de Ōsaka, debes tomar un tren de la línea JR Osaka Loop Line (inner loop) hasta Shin-Imamiya.

Todo el trayecto hasta Shin-Imamiya está cubierto por el JR Pass.

En cuanto llegues a Shin-Imamiya debes seguir las instrucciones que he explicado para llegar desde Ōsaka.

 

 

Cómo llegar a Kōyasan desde Nara

La forma más rápida de llegar a Kōyasan desde Nara es a través de Ōsaka.

Desde Nara debes tomar un tren de la línea Kintetsu Nara hasta la estación de Namba o uno de la línea JR Yamatoji hasta la estación de Shin-Imamiya.

En cualquiera de los dos casos el trayecto son unos 40 minutos y cuestan igual, aunque la línea JR Yamatoji está cubierta por el JR Pass.

Al llegar a Namba o Shin-Imamiya debes seguir las instrucciones sobre cómo llegar desde Ōsaka que he explicado antes.

 

 

Reservar un alojamiento en un templo de Koyasan

Kōyasan es uno de los mejores lugares de Japón para vivir la experiencia de dormir una noche en un templo.

En la actualidad hay más de 50 templos en Kōyasan que ofrecen alojamiento (un servicio llamado shukubō).

 

Un consejo

La mayoría de templos de Kōyasan solo aceptan el pago en metálico por lo que te recomiendo que lleves dinero suficiente.

Aquí explico cómo cambiar dinero para viajar a Japón.

 

Además, a diferencia de otros lugares de Japón, están preparados para acoger a huéspedes extranjeros e incluso algunos de ellos son fáciles de reservar.

Pinchando aquí puedes comprobar si hay disponibilidad para tus fechas de viaje y cómo son por dentro sus instalaciones.

 

Te recomiendo reservar lo antes posible porque es un lugar popular para los japoneses y siempre hay demanda, sobre todo los fines de semana:

En la actualidad el precio para alojarse en un templo del Monte Kōya está entre los 9.000 y 15.000 yenes por persona y noche.

La mayoría de los templos solo aceptan dinero en efectivo.

El alojamiento en un templo siempre incluye cena y desayuno.

Buscar alojamiento en un templo de Kōyasan

 

Para elegir un templo del Monte Kōya te recomiendo primero echar un vistazo al mapa de Kōyasan para elegir el que esté mejor situado según tus planes.

 

Éstos son los que conocemos y nuestra opinión sobre ellos:

Eko-in: es el más conocido entre los extranjeros y uno de los primeros de Koyasan que comenzó a permitir el alojamiento a peregrinos.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: jardín del templo Eko-in (shukubo)
Jardín del templo Eko-in

 

Está muy cerca del cementerio de Okunoin.

Algunas habitaciones tienen paneles móviles en vez de paredes, por lo que pueden acoger a grupos grandes. Por cierto, esos paneles lucen preciosas pinturas japonesas antiguas.

El ambiente en este templo por la noche es impresionante.

Cuenta con Wi-Fi gratis, pequeña sala con ordenadores, baño público (ofuro), los monjes de este templo realizan un tour nocturno por el cementerio de Okunoin que se paga aparte.

Por un suplemento en el precio puedes elegir comida sin glúten (lee nuestra guía sobre comer en Japón si eres alérgico).

Además de la ceremonia de la mañana, ofrece el ritual de fuego homa, sesiones de meditación en grupo y práctica de caligrafía japonesa.

Reservar alojamiento en Eko-in

 

Fudoin: el mejor de Koyasan en el que nos hemos alojado.

Cuenta con baño público (ofuro), lujosas y renovadas habitaciones, preciosas vistas al jardín y fabulosas salas para cenar y desayunar.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cenando en el templo Fudoin (shukubo) en Navidad (nochebuena de 2013)
Cenando en el templo Fudoin en Navidad (nochebuena de 2013)
Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cenando en el templo Fudoin (shukubo) en Navidad (nochebuena de 2013)
Cenando en el templo Fudoin en Navidad (nochebuena de 2013)

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cenando en el templo Fudoin (shukubo) en Navidad (nochebuena de 2013). Comida shōjin ryōri (精進料理)

Está muy bien situado para visitar el cementerio de Okunoin.

Reservar alojamiento en Fudoin

 

Fukuchiin: extraordinariamente lujoso y dotado de todas las comodidades, en un ambiente muy japonés. Incluye baños termales exteriores (rotenburo).

Está situado muy cerca del centro del pueblo y es ideal para visitar Kongobuji, el mausoleo Tokugawa y la zona de Garan con facilidad.

Seguramente nos alojaremos en él la próxima vez que visitemos Koyasan.

Reservar alojamiento en Fukuchiin

 

Jokiin: un buen templo a un buen precio.

Situado en pleno centro de Koyasan, está muy cerca de casi todos los puntos de interés salvo el cementerio.

Ofrece habitaciones bonitas y renovadas, WiFi gratis, baños públicos (ofuro) nuevos y muy bien cuidados, y una decoración interior preciosa de todo el templo.

Reservar alojamiento en Jokiin

 

Muryokoin: el primero en el que nos alojamos.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: jardín del templo Muryokoin (shukubo)
Jardín del templo Muryokoin

 

Extraordinariamente austero y barato pero con mucho encanto.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: cena en el templo Muryokoin (shukubo). Comida shōjin ryōri (精進料理)
Cena en el templo Muryokoin en octubre de 2008. Comida shōjin ryōri (精進料理)

 

La ceremonia de fuego de la mañana era la más impresionante de las que hemos vivido.

Actualmente no es posible reservarlo desde Booking ni otros sistemas en español o inglés.

En cuanto sepamos cómo reservar, lo explicaré aquí.

 

Si deseas reservar alguno de ellos y ya no quedan habitaciones disponibles, puedes contactar con nosotros y te ayudaremos a encontrar otros alojamientos disponibles.

 

 

La ruta de peregrinación Kumano Kodo

El Monte Kōya se encuentra en la prefectura de Wakayama, donde también se sitúa la famosa ruta de peregrinación Kumano Kodo (o Camino de Kumano).

De hecho, uno de los senderos o caminos de esta ruta, el Kohechi, pasa por Kōyasan.

 

En teoría es posible recorrer la ruta Kohechi para realizar el Camino de Kumano, pasando por Koyasan y posteriormente por los santuarios sagrados de Kumano.

No obstante, se trata de una de las rutas más duras del Kumano Kodo para la que se necesitan al menos 5 ó 6 días para recorrer por ser larga y discurrir por zonas montañosas.

Así que si decides recorrerla, es necesario que planifiques todo el recorrido, los alojamientos y el equipo que llevarás.

 

¿Te interesa el senderismo y las rutas a pie?

Descubre todas las rutas que puedes recorrer a pie en Japón en nuestra sección especial de senderismo por Japón.

 

 

¿Se puede visitar la ruta Kumano Kodo desde Kōyasan?

Si prefieres visitar tanto Kumano Kodo como Kōyasan pero accediendo a cada lugar en transporte público, es perfectamente posible hacerlo en pocos días puesto que existen algunas conexiones de transporte entre el Monte Kōya y la zona de Kumano.

De hecho, gracias a la popularidad de Kumano hay bastante información en inglés e incluso en español.

 

Cuando nosotros viajamos a Kumano por primera vez (en 2009), los horarios de transporte estaban disponibles tan solo en japonés y solo en sitios muy concretos.

Sin embargo, con la ayuda de la gente, pudimos visitar tanto Kōyasan como Kumano en menos de 4 días.

Si necesitas información detallada para planificar tu viaje a ambos lugares, podemos ayudarte. Contacta con nosotros.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cementerio Okunoin. Lápidas y musgo. Nieve en invierno

 

Kōyasan es el lugar sagrado en el que quizás encuentres lo que estás buscando.

Y el cementerio de Okunoin es la experiencia de acercarse a lo divino y misterioso que llevas dentro de ti, si eres capaz de encontrarlo.

 

 

 


Artículo publicado el 20 de diciembre de 2018.

Los precios y tarifas de este artículo están actualizados a diciembre de 2018.

Otros artículos que pueden interesarte
Soy Javi, bloggero desde el año 2002. Tras muchísimos viajes por Japón con Pilar (y acompañado de amigos japoneses en algunas ocasiones), he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos. Ahora con mis artículos espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual de masas. Creo que hay mucho Japón por descubrir y quiero mostrarlo.

4 Comentarios

  1. Me encantaron las fotos con nieve del cementerio Okunoin, muchas gracias por compartir tu experiencia, estoy planeando mi viaje dentro de 1 o 2 años mas y tu blog me es de mucha ayuda Javi, un saludo desde México !

    • Muchas gracias por tu comentario. Espero que puedas visitar este lugar lo más pronto posible, sobre todo en época de nieve o en otoño, dos momentos preciosos del año para disfrutarlo. Un saludo a ti y a México.

    • Hola Maria Paz

      ¡Qué ilusión me hace!

      Es una grandísima alegría saber que te será útil.

      Por favor, si encuentras algún error en el texto al recorrer esos lugares, házmelo saber.

      Que disfrutes de ese maravilloso lugar tanto como nosotros.

      Muchas gracias por tu comentario.

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre