El JR Pass al mejor precio

La leyenda de los 47 rōnin

Se trata de la conocida historia de la venganza de los 47 rōnin, muy popular en Japón por ser una de las leyendas que mejor muestran el código de honor de los samurais, el bushidō, pues en ella aparecen los valores de lealtad (“chu“) y justicia (“gi“).

La leyenda, conocida como “La historia de los 47 (七十四士, shijū shichi shi), o como “Los guerreros de Akō (赤穂浪士, Akō rōshi), El incidente de Genroku Akō (元禄赤穂事件, Genroku akō jikeno) y, más actualmente, como “La leyenda de los 47 samurais, está basada en hechos que se han demostrado ciertos por los historiadores e investigadores.

Hechos históricos

Según parece, el incidente de los 47 rōnin se produjo, aproximadamente, entre los años 1701 y 1703.

En Japón, desde el siglo XII, el sistema de gobierno era el bakufu o shogunato. Durante el periodo Edo (1603 -1868), el poder lo ejercía el shogunato Tokugawa. A inicios del siglo XIII, Tsunayoshi, descendiente de la dinastía Tokugawa, gobernaba desde Edo (antigua Tokio), mientras que el Emperador, que vivía en Kioto, era solamente una figura representativa sin apenas poder político.

En esa época, Asano Takumi, un daimyō (señor feudal) de gran poder y fama, fue escogido por el shōgun Tsunayoshi Tokugawa para ser uno de los daimyō, cuyo deber era el de entretener a los enviados de la Familia Imperial.

Para ayudarlo en su nuevo encargo, se nombró a Kira Kozukenosuke Yoshinaka, el maestro de protocolo de mayor rango en el gobierno, para que instruyera a Asano en asuntos de etiqueta.

Fuerte rivalidad entre Asano y Kira

Entre Asano y Kira se fraguó una fuerte rivalidad debido a que Kira esperaba que Asano le compensara por este “trabajo extra” con una fuerte suma de dinero. Algo que nunca sucedió. Por ello, Kira comenzó a ridiculizar y poner en aprietos a Asano.

Finalmente, un día, en el palacio del shōgun, Kira insultó a Asano una vez más y éste, enfurecido, desenvainó su espada hiriéndole ligeramente, por lo que Asano fue arrestado, ya que, en esa época, el código samurai prohibía desenvainar la espada en el palacio del shōgun.

Tras un juicio, en el que Asano no quiso defenderse de las acusaciones (e incluso declaró que se arrepentía de no haber matado a Kira) el Shogun tomó la decisión de condenar a muerte a Asano mediante el ritual del seppuku (lo que muchos llaman hara kiri), por haber agredido a un alto funcionario en una sede de gobierno. Además, le fue confiscado todo su patrimonio y se despojó a la familia Asano de todos sus derechos hereditarios. Inlcuso fue encarcelado el hermano de Asano.

Samurais sin señor

En ese momento, los samurais que estaban a las órdenes de Asano quedaron sin señor, es decir, pasaron a ser rōnin (浪人, “samurais sin señor“).

Debido a esta injusta situación, 47 de estos rōnin hicieron un juramento secreto para vengar la muerte de su maestro y comenzaron a planear una venganza: asesinar a Kira Yoshinaka y a toda su familia, a pesar de que sabían que serían severamente castigados por ello.

Ukiyo-e sobre la leyenda de los 47 rōnin

Los 47 rōnin comienzan a trazar un plan

Estos 47 rōnin esperaron aproximadamente un año y medio para no despertar sospechas entre la justicia japonesa y la guardia de seguridad de Kira. Para ello, escondieron muchas armas y armaduras en diferentes lugares, y comenzaron a dedicarse a trabajar en labores menores. Se convirtieron en comerciantes y monjes para no levantar sospechas. Incluso uno de ellos, Ōishi, abandonó a su esposa y comenzó a frecuentar casas de mala reputación de Edo, haciéndose ver en público con prostitutas y borrachos, y participando en peleas callejeras.

Algunos de los 47 samurais consiguieron acceder a la casa de Kira y familiarizarse con la disposición de las estancias. Incluso uno de ellos, Kinemon Kanehide Okano, llegó a casarse con la hija del constructor de la casa, para conseguir los planos.

Ataque a la casa de Kira

Después de algunos meses, los espías de Kira le informaron de que los sirvientes de Asano eran ya unos samuráis venidos a menos, sin valor como para vengar a su maestro, es decir, inofensivos. Por ello, Kira bajó la guardia, lo que hizo que los 47 samurais terminaran entrando en su casa el 14 de diciembre de 1702.

Ōishi ofreció a Kira la oportunidad de suicidarse con honores mediante seppuku. Al no responder, Ōishi decapitó a Kira con la misma daga que Asano había utilizado en su sepukku. La cabeza de Kira fue puesta en un balde de agua y llevada al templo Sengaku Ji, donde yacía enterrado Asano.

La lealtad de los 47 rōnin

Después del asesinato, los 47 samurais se entregaron a la justicia.

El shogun Tokugawa, impresionado por la lealtad de los 47 rōnin, tuvo que tomar una difícil decisión, ya que, aunque los samurais habían actuado por honor, la ley le ordenaba sentenciar a muerte a los 47, por lo que tras muchos días de deliberaciones, Tsunayoshi ordenó que Ôishi y sus 45 hombres fueran ejecutados como guerreros honorables mediante el gran honor de morir por seppuku y no como vulgares criminales.

Al Ronin número 47, el más joven, se le libró de la pena y se le permitió regresar con su familia.

El 4 de febrero de 1703, Ōishi y los otros 45 rōnin cumplieron con la orden y se suicidaron mediante seppuku. Tras su muerte, fueron enterrados en el templo Sengaku-ji, en Edo (la actual Tokio), junto a su señor.

Sengaku-ji (Tokio), lugar donde se localizan las tumbas de los 47 rōnin

Templo Sengaku-ji de Tokio, la tumba de los 47 rōnin

A la entrada de este templo puede verse una estatua de Ōishi y los 47 nombres de los guerreros.

Esta legendaria historia se hizo muy popular en la cultura de Japón, porque muestra la lealtad, sacrificio, persistencia y el honor que las buenas personas deben preservar en su vida diaria.

Sengaku-ji (Tokio), lugar donde se localizan las tumbas de los 47 rōnin

La popularidad de la casi mítica historia aumentó por la rápida modernización ocurrida durante la era Meiji en Japón, en la que brotó un sentimiento nacional que anhelaba volver a sus raíces culturales.

Descubrir Japón: excursiones organizadas y guías en español

Además, la historia de los 47 rōnin ocurrió en un tiempo en que la clase samurai luchaba por tener un sentido en sí misma, pues eran guerreros sin batallas a las que atender, una clase social sin función.

Poniendo incienso en las tumbas de los 47 rōnin (templo Sengaku-ji, Tokio)

En la actualidad, miles de japoneses visitan cada año la tumba de los 47 rōnin en Sengaku-ji (Tokio) para rendir homenaje a su honor, lealtad y entrega al código del bushidō, venerando su memoria mediante el rito de poner incienso en cada tumba, y celebrando un festival en el aniversario de su muerte.

Es aquí, en Sengaku-ji, donde se encuentran las tumbas de los 46 rōnin condenados al seppuku y dos más en memoria de Terasaka Kichiemon y Kayano Sanpei, que según la leyenda, deseaba tomar parte en la venganza pero no pudo debido a la fuerte oposición de su familia, y decidió suicidarse por seppuku antes del ataque.

Tumbas de los 47 rōnin (templo Sengaku-ji, Tokio)

Celebraciones anuales en honor de los 47 rōnin

En primavera y en verano se celebra el Akō Gishi Sai (赤穂義士祭), un festival cuyo objetivo es honrar la memoria de los famosos 47 rōnin de Ako.

Dicho festival tiene lugar en el templo Sengakuji, famoso precisamente por albergar las tumbas de estos 47 samurais.

Además, el 14 de diciembre se celebra un memorial conmemorativo en Sengakuji, frente a las tumbas de los 47 rōnin, así como una procesión de época, entre otros eventos. (ver calendario de festivales de Japón).

Poniendo incienso en las tumbas de los 47 rōnin (templo Sengaku-ji, Tokio)

Este memorial también se celebra en otros lugares, como el Gishie Hoyo en el templo Hōjū-ji de Kioto (ver calendario de festivales de Japón).

Ubicación del templo Sengaku-ji

Más información sobre la leyenda de los rōnin

Para los interesados en esta historia, puede leerse la historia completa y detallada en el libro “Los Cuarenta y Siete Ronin: la Historia de los Leales Samurais de Ako.

También está disponible una narración más extensa y detallada en Wikipedia.

En esta web pueden contemplarse (y comprarse) los grabados ukiyo-e del famoso Kuniyoshi, haciendo referencia a la gesta de los 47 samurais. También están a la venta en la pequeña tienda de recuerdos que hay a la entrada del Sengaku-ji.

Visitando las tumbas de los 47 rōnin (templo Sengaku-ji, Tokio)

Otro dato curioso es que la película “Ronin” (John Frankenheimer, 1998) debe su título precisamente a esta misma leyenda, a la que se hace referencia en una conversación que Robert De Niro mantiene en dicho film.

Por cierto, el pasado sábado nos preguntaba alguno de nuestros amigos si existía alguna película sobre este hecho. Pues bien, parece ser que sí. Se trata de “47 Ronin” (Hiroshi Inagaki, 1962), un film de muy largo metraje (3 horas y media) al estilo de “Los 7 Samurais” de Kurosawa.

Nosotros tuvimos la suerte de visitar la tumba de los 47 samurais hace unos días. Nunca lo olvidaremos.

Descubrir Japón: excursiones organizadas y guías en español

Artículo dedicado a nuestro amigo Carlos, que nos lo pidió encarecidamente.

 

Javi

Javi

Soy Javi, bloggero desde hace más de una década.
Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

Escribe aquí tu comentario