El JR Pass al mejor precio
Viajar a Japón: Daigoji, el templo más bello del otoño
Puntuación de este artículo: 5 (100% de 1 voto)

En la primavera de 2011 nuestra amiga Miyuki (a quien le encanta descubrir Japón con nosotros) quiso sorprendernos llevándonos a un templo bastante desconocido para los turistas pero que, además de bello, tiene uno de los paseos de cerezos más impresionantes de Kioto.

La visita fue preciosa.

Alrededores del templo Daigoji (KIoto) durante la floración del cerezo (hanami)

Poco después otra amiga nos comentó que en realidad Daigoji es más famoso entre los japoneses como lugar para visitar en otoño, pues los árboles de este templo adquieren unos colores preciosos en esa época.

Siguiendo su consejo decidimos visitar de nuevo este templo durante el otoño de 2016.

Lo que nos encontramos fue simplemente espectacular.

El templo Daigoji de Kioto

Al sur de Kioto, lejos del bullicio de las calles del centro y de los lugares más populares, en ocasiones abarrotados de turistas, se encuentra el templo Daigoji, situado en una tranquila zona residencial casi rural.

Daigoji (醍醐寺) o “Daigo-ji” (“ji” significa “templo budista”) es un precioso y extenso templo situado en la montaña Daigo (醍醐山, “Daigosan“) conocido entre los japoneses como el “Templo de las Flores”.

Pertenece a la secta Shingon (真言宗) de budismo esotérico, una de sectas mayoritarias del budismo en Japón (de hecho, es sede principal de la secta Onoryu del budismo Shingon) y forma parte de la lista de lugares Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y en su museo cuenta con un enorme número de tesoros nacionales y bienes culturales.

Este templo lo tiene todo: preciosos jardines, un bosque de bambú, una altísima pagoda de cinco pisos, unas preciosas vistas desde lo alto de un monte, e incluso un estanque con un precioso puente cuya imagen puede resultarte familiar.
Eso es debido a que solemos utilizar imágenes de este puente en la portada de este blog y en los perfiles de nuestras redes sociales, lo que demuestra lo mucho que nos gusta este lugar.

Puesto que se encuentra alejado de los habituales circuitos turísticos, no suele haber mucha gente (salvo en los días del momiji en otoño y el hanami en primavera), lo que te permitirá sentir la paz y la espiritualidad de este lugar con más de once siglos de historia.

Jardines del templo Daigoji (Kioto) en otoño

Visitar Daigoji permite disfrutar de una tranquilidad y una espiritualidad profundamente japonesas que parece haberse perdido ya hace años en los lugares más famosos de Kioto.

 

Estructura del templo Daigoji

Voy a hablar en detalle de la estructura de los terrenos de este templo y de sus edificios más importantes. Es la primera vez que lo hacemos en este blog. El motivo es que Daigoji es enorme.

Es uno de los lugares sagrados más extensos de Kioto.
De hecho, los terrenos del templo comprenden una superficie total de 660 hectáreas. Sus edificios principales están diseminados por la base del monte Daigosan desde donde, recorriendo un precioso sendero, puede accederse a la cima del monte en la que se encuentran algunos otros edificios más del templo.

Por lo tanto, si decides visitar detalladamente todas las zonas del templo con tranquilidad, la visita puede tomarte varias horas o incluso casi un día.

Jardines del templo Daigoji (Kioto) en otoño

Shimo Daigo y Kami Daigo

Los terrenos de Daigoji pueden dividirse en dos zonas principales: Shimo Daigo (下醍醐, la zona baja del templo, situada en la base del monte Daigosan), y Kami Daigo (上醍醐, la zona alta, en la cumbre del monte).

En total, dentro de los terrenos del templo hay más de 80 edificios religiosos, por lo que voy a hablar solo de los más importantes.
El resto son en su mayoría salas de oración y de reliquias, así como algún edificio administrativo de menor interés, en mi opinión.

Sanbōin (三宝院), la residencia del sumo sacerdote

El Sanbōin (三宝院) es el primer edificio que te encontrarás al entrar en Daigoji.

Es la antigua residencia del sumo sacerdote de Daigoji, construida en el año 1115 (y reconstruida en 1598).
Se trata de un templo imperial que cuenta con un precioso jardín interior considerado tesoro nacional formado por un jardín de arena con unas 800 rocas, un pequeño estanque y otros muchos elementos hornamentales naturales.

La arquitectura del Sanbōin es un estupendo ejemplo del recargado y pomposo estilo Momoyama, con decoraciones doradas, pinturas murales y muebles ostentosos.

En 1598, Toyotomi Hideyoshi, famoso Daimyō artífice de la unificación de Japón, celebró un famoso evento de observación de cerezos (hanami) precisamente en Sanbōin, tras reconstruirlo y ampliarlo ese mismo año.

Museo Reihokan (霊宝)

Este museo cuenta con una amplia colección de documentos históricos y numerosas colecciones de artesanía, de pintura y de estatuas de Buda.

En total, más de 100.000 piezas de arte, muchas de ellas de gran importancia en la historia del arte y del budismo japonés, por lo que se trata de uno de los puntos fuertes de la visita a Daigoji.

Los tesoros nacionales de Daigoji

El templo Daigoji posee numerosos edificios y otros objetos de arte que han sido declarados patrimonio y tesoro nacional de Japón, además de formar parte del listado de bienes Patrimonio de la Humanidad de la Unesco bajo la denominación “Monumentos históricos de la antigua Kioto”.

Entre los edificios catalogados como tesoro nacional están el Kondō y la pagoda Gojūnotō en Shimo Daigo y el edificio Yakushidō en Kami Daigo, pero también las imágenes tallada en madera de Yakushi Nyorai Oyobi Ryowaki Jizo.

Gojūnotō, la pagoda de cinco pisos de Daigoji

Entre los edificios más importantes de Daigoji hay dos especialmente significativos: uno de ellos es el Bentendō, del que hablaré más tarde, y el otro es la enorme pagoda de cinco plantas y 38 metros de altura. llamada Gojūnotō (五重塔).

Pagoda del templo Daigoji (Kioto) en otoño

Su altura es suficientemente llamativa para cualquier visitante del templo, pero lo que mucha gente desconoce es que esta pagoda, construida en el año 951, es el edificio más antiguo de Kioto, y sigue intacta desde su construcción, saliendo indemne de varios incendios que ha sufrido Daigoji a lo largo de los siglos e incluso de la guerra de Ōnin, que tuvo lugar en el siglo XV.

No obstante, más allá del dato histórico, su entorno desmerece su figura y resulta algo menos bella que la de otros templos como Tōji, por ejemplo.

El magnífico estanque de Daigoji y su famoso puente

El otro edificio que es todo un buque insignia del templo es la sala Bentendō (弁天堂), probablemente el edificio más fotografiado de Daigoji, situado al final de la zona de Shimo Daigo, justo antes de llegar al sendero que conduce a Kami Daigo, la zona alta.

La sala Bentendō es preciosa por sí misma, pero lo que hace que sea uno de los lugares más fotografiados de Kioto es que se encuentra al final de un precioso puente rojo bermellón, en medio de un maravilloso estanque y rodeado de una tupida arboleda que en otoño adquiere un colores rojos intensos que se reflejan en el agua creando una postal bellísima y deliciosamente otoñal.

Desde luego, para mi esta estampa siempre ha sido la imagen perfecta del otoño japonés.

El momento álgido de esta belleza otoñal se alcanza durante la segunda mitad del mes de noviembre.

En el puente hacia Bentendo en otoño. Templo Daigoji (Kioto)

Kondō o sala principal

La sala principal o “Kondō” (金堂), construida originalmente en el año 926, y reubicada en Daigoji en 1599.

Sala principal o "Kondō" (金堂) del templo Daigoji (Kioto) durante el florecer de los cerezos (sakura). Hanami

En ella se guardan objetos de culto religioso y una estatua de Yakushi Nyorai Ruriko, el buda de la medicina, quien protege a la población de las epidemias, el principal objeto de adoración de Daigoji.

Kami Daigo

Al final de los terrenos principales del templo, detrás de la sala Bentendō, comienza el sendero hacia Kami Daigo, la parte alta de Daigoji y donde originariamente se construyó el templo.
Para llegar hasta la cima es necesario caminar una hora por el sendero de bosque.

Recordemos que los budistas tienden a construir sus templos en lugares un tanto inaccesibles para preservar la pureza de sus rezos y para hallar la paz de espíritu. Por ese motivo, los edificios más sagrados de los templos budistas suelen estar en el lugar más recóndito de sus terrenos.
Por eso nosotros siempre decimos: “si vas a un templo budista, prepárate para subir escaleras”.

En Kami Daigo se encuentran el Junteidō (准胝堂) que contiene una imagen de Kannon (bodhisattva de la misericordia); el Yakushidō (薬師堂) un tesoro nacional que data de 1121 y que posee una imagen de Yakushi Nyorai (buda de la medicina), tallada en el siglo X; el Nyonindō (女人堂) o Salón de la Mujer; y el Seiryu Gongen (清瀧権現), un santuario sintoísta construido en 1434.

La caminata hasta la cima no solo permite disfrutar de esos edificios, sino también de una impresionante vista de parte de la región de Kansai. Y si el día está lo suficientemente despejado, puede llegar a verse Osaka a lo lejos (aunque no es fácil).

La mayor parte de visitantes suele visitar solo la parte baja del templo, pero si haces el esfuerzo de subir por este sendero, además de ver todo lo que acabo de explicar, disfrutarás de un bonito paseo de montaña con bosques de bambú y de la soledad y tranquilidad que Kioto ofrece a quienes saben tomarse el tiempo necesario.

Momiji y hanami en el templo Daigoji

Como ya dije al principio, Daigoji es un lugar fabuloso para disfrutar de los colores del otoño.

En otoño los colores rojos y naranjas invaden los jardines del templo.
No encuentro palabras para describir la belleza de los preciosos edificios del templo rodeados de los tonos rojos y ocres de los árboles.

Edificio del templo Daigoji (Kioto) en otoño. Momiji

Para disfrutar de esa magia, que en Japón se conoce como momiji” (disfrutar de la contemplación de los colores del otoño), la época perfecta en Daigoji es la segunda mitad de noviembre.

Además, se celebra un espectáculo de iluminación en otoño, del 12 de noviembre al 4 de diciembre, de 18:00 a 20:00.

Pero no solo el otoño es la época perfecta.

También dije al comienzo del artículo que Daigoji es todo un descubrimiento como lugar para disfrutar de los cerezos en flor.

Jardines del templo Daigoji (Kioto) durante el florecimiento de los cerezos (sakura) en primavera

Algunos de los cerezos “llorones” más bellos y centenarios del templo se encuentran en el jardín del museo Reihokan y su romántica floración se produce generalmente a principios de abril.

La importancia de estos cerezos es tal que el segundo domingo de abril, con motivo del florecimiento de los cerezos, se celebra una famosa fiesta (hanami) que es una conmemoración de la que se celebró por primera vez en 1598 por el propio Toyotomi Hideyoshi. El lugar de celebración es el jardín de Sanbōin.

Recordemos que la flor de cerezo (sakura) es el símbolo de los samurais:

Los pétalos de sakura

 

Origen del templo Daigoji

El origen del templo Daigoji se remonta al año 874, cuando se construyó el salón Godai en la cima del monte (que posteriormente recibió el mismo nombre que el templo), por el monje budista Risho Bogen Daishi, nieto de Kobō Daishi, conocido como Shōbō.

Más tarde, al pie del monte se construyó el complejo principal, así como pequeños edificios y la pagoda de 5 pisos, completándose la estructura actual del templo en el año 950.

 

Cómo llegar al templo Daigoji

Antes de leer las indicaciones para llegar, si no estás familiarizado con el transporte en tren y metro de Japón y el sistema Hyperdia, te recomiendo leer nuestro artículo sobre cómo planificar los trayectos en tren y metro con Hyperdia:

Guía de uso de Hyperdia para planificar trayectos en tren por Japón

Tomando como punto de origen la estación de Kioto, desde allí hay que desplazarse en tren (línea JR) hasta la estación de Yamashina, donde debes hacer un transbordo a la línea de metro Tozai (Tozai Subway Line).

Al llegar a la estación Daigo, puedes ir al templo caminando durante unos 20 minutos (ver más abajo el diagrama) o bien puedes tomar un autobús, aunque solo hay uno cada media hora. Una alternativa razonable es tomar un taxi (es lo que solemos hacer nosotros). No es caro y así puedes dejar la caminata para la vuelta.

La caminata también es agradable, pues es por calles de una zona residencial muy similar a un pueblo.

Diagrama de caminata desde la estación Daigo hasta el templo Daigoji

Diagrama del camino que hay que seguir para llegar andando desde la estación Daigo hasta el templo Daigoji

Una alternativa es viajar en autobús desde la estación de Yamashina (autobuses 22 o 22A) hasta el mismísimo templo Daigoji.

Alternativas para llegar al templo Daigoji (Kioto) en transporte público

Una tercera alternativa es tomar un autobús de la línea Keihan llamado “Yamashina Express” en la estación de Kioto (delante del hotel Keihan) que te lleva hasta el templo. El viaje dura aproximadamente media hora y el precio es de unos 300 yenes.
Sale un autobús cada 40 minutos.

Para los pequeños trayectos así como para las compras en el templo y otras muchas posibilidades, recomendamos usar la tarjeta Suica o la tarjeta Pasmo:

Viajar a Japón: las tarjetas monedero Suica y Pasmo

El templo permanece abierto todos los días del año desde las 9:00 hasta las 17:00, aunque de diciembre a febrero cierra una hora antes porque anochece antes.
La zona de Kami Daigo cierra una hora antes.
Solo es posible entrar hasta media hora antes del cierre.

La entrada es de 1.500 yenes en las épocas importantes del hanami y el momiji (de mediados de marzo a mediados de mayo, y de mediados de octubre a mediados de diciembre). El resto del año cuesta la mitad.

Para acceder a Kami Daigo es necesario pagar un suplemento de unos 600 yenes, si no recuerdo mal (en la taquilla debes preguntar aunque seguro que te informarán aunque no preguntes).

La entrada para el espectáculo de iluminación nocturna de otoño es de 1.000 yenes.

Datos de contacto:

Teléfono: 075-571-0002

Página web: https://www.daigoji.or.jp/index_e.html

¿Conoces algún otro lugar en Kioto tan mágico en otoño como Daigoji?

No olvides incluirlos en tus planes. Será una visita inolvidable.

Javi

Javi

Soy Javi, bloggero desde hace más de una década.
Tras 13 largos viajes por Japón en 8 años acompañado de Pilar y, en ocasiones, de amigos japoneses, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos.
Ahora, con mis artículos, espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual.
Javi

Últimos artículos de Javi (ver todos)

Nuestra agencia de confianza

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre