Tokio es una ciudad que me fascina y aunque ya hemos visitado Tokio decenas de veces, todavía hay numerosos rincones secretos que descubro en cada viaje, como es Omoide Yokocho.

En este artículo voy a hablar precisamente de Omoide Yokochō (思い出横丁), uno de nuestros rincones favoritos de Shinjuku (新宿区), el barrio de los neones, la diversión y un buen número de lugares ocultos de Tokio.

 

Tokio, una gran ciudad llena de lugares ocultos

Se dice que en el centro de Tokio, que comprende 23 barrios, concentra una población de más de 13 millones de habitantes.

Aunque las estadísticas no se ponen de acuerdo con la cifra, lo cierto es que Tokio es una ciudad enorme, lo que hace que también albergue numerosos lugares desconocidos y ocultos para el turista habitual.

Puedes aprender más sobre Tokio leyendo nuestra Guía Básica de Tokio.

 

Un lugar realmente pintoresco

En el otoño de 2010 visitamos por primera vez uno de los lugares más pintorescos de Tokio y, por qué no decirlo, uno de mis lugares favoritos de esa ciudad: Omoide Yokochō.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Foto de una de nuestras noches de juerga (abril 2011)

Anteriormente había leído algo sobre este lugar, pero nunca antes tuvimos tiempo para visitarlo, hasta que ese otoño nuestra amiga Mikiko (gracias al consejo e indicaciones de alguno de sus compañeros de trabajo) nos llevó hasta allí y pasamos una noche inolvidable.

 

Omoide Yokochō, un reducto del viejo Shinjuku

Omoide Yokochō (思い出横丁) puede traducirse por “callejón de los recuerdos” y aunque su nombre puede sonar romántico y nostálgico, en realidad es un oscuro rincón situado en Shinjuku, el barrio más grande y poblado de Tokio, donde actualmente vive la mayor proporción de extranjeros de todo Japón.

 

Un laberinto de callejones

Se trata de un pequeño laberinto de callejones tan estrechos que en algún tramo puedes tocar los dos lados tan solo estirando los brazos (o casi).

Omoide Yokochō está situado cerca de la salida Oeste de la estación de Shinjuku y lo forman dos callejones paralelos en los que se amontonan más de 50 locales de comida, principalmente bares e izakayas (tabernas japonesas). Muchos de ellos son tan pequeños que apenas caben en ellos una docena de clientes (en algunos apenas la mitad).

A estos locales acuden sobre todo los trabajadores de las oficinas de los alrededores al acabar su jornada; también personajes más o menos bohemios y últimamente un número creciente de turistas chinos, coreanos y estadounidenses.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). En la foto, nuestra amiga Mikiko caminando hacia uno de los locales.

Puesto que en ellos se cocina a la brasa, el fuerte olor de la comida y hasta incluso el humo y el vapor grasiento inundan los callejones.

Allí lo típico es beber mucha cerveza y mucho sake mientras se disfruta del sabor de las yakitori.

 

Resistiendo al avance de la modernidad

Omoide Yokochō es uno de los pocos lugares del viejo Shinjuku que aún resiste al avance de la modernidad, manteniendo casi inalterado el ambiente de los sucios y destartalados callejones del Tokio de la época Showa (1926-1989) y que actualmente tan solo puede conocerse visitando recreaciones como la del Museo del Ramen de Shin-Yokohama.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Interior de uno de los restaurantes.

 

Comer, beber o simplemente pasear por Omoide Yokochō

Estos callejones son ideales para comer y beber, pero también fascinantes si solo paseas por ellos y disfrutas del ambiente.

Las mejores horas para comer y beber son entre las 18:00 y las 21:00 aunque también son las horas de más afluencia y a veces (sábados, festivos o fechas como las cercanas a la navidad, por ejemplo) resulta difícil conseguir sitio y en estos locales generalmente no se aceptan reservas, por lo posiblemente necesites hacer cola.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Mikiko pidiendo comida.

Si se quiere pasear por aquí y disfrutar del ambiente, entonces lo mejor es ir de 19:00 a 20:30 aproximadamente.

 

La comida en Omoide Yokochō

Como ya he dicho, en los callejones de Omoide Yokochō hay aproximadamente 50 minúsculos locales (quizás algunos más), muchos de ellos tan pequeños que apenas caben 6 u 8 personas apiñadas (aunque también algunos tienen planta de arriba).

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Interior de uno de los restaurantes.

Incluso algunos restaurantes disponen solo de una o dos mesas, o son solo un mostrador y varios bancos.

Además, en muchos de estos restaurantes suelen utilizarse cajas de cervezas como improvisados asientos.

El plato estrella de casi todos esos locales es el yakitori (焼き鳥), brochetas de pollo también conocidas como kushiyaki (串焼) que en sus orígenes consistían en piezas de pollo y verduras cocinadas a la parrilla y servidas con sal o salsa teriyaki.

Y cuando digo pollo, me refiero a cualquier parte del pollo. De echo, algunos locales cuentan con un menú en papel y, si sabéis japonés o alguien te lo traduce, verás que puedes elegir brochetas de cada parte del pollo en particular, incluyendo corazones (algo que, por cierto, también puede encontrarse en algunos puestos yatai de festivales), mollejas (cerebro) o tripas variadas.

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Ensalada de atún crudo y pepino

También es posible que en algún local ofrezcan yakitori de cerdo, vaca o productos del mar.

Además, en invierno, las tabernas de estos callejones suelen ofrecer oden, un plato japonés que consiste en diversos ingredientes cocidos en una gran olla.

Entre los ingredientes del oden, los más habituales son el daikon (rábano gigante), el huevo, el konnyaku y la chikuwa cocidos en un caldo compuesto de alga konbu y katsuobushi (bonito seco cortado en escamas).

Pero en realidad la variedad de platos y sabores es inmensa puesto que casi todos los locales de estos callejones tienen la categoría de izakaya por lo que también se sirve sashimi de todo tipo de pescados, ensaladas, sushi, etc.

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Sashimi de pulpo

De hecho, la primera vez que visitamos Omoide Yokochō fue también para nosotros la primera vez que probamos sazae (サザエ) con nuestros amigos Mikiko y Hiroyuki (¡gracias Mikiko por tu sugerencia!).

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). En la foto, una caracola marina llamada Sazae, un sabroso plato de uno de los restaurantes.

La sazae es una concha enorme servida sobre una pequeña parrilla donde la concha se cocina en su propio jugo. Al tratarse de un caracol marino de gran tamaño, resulta llamativo y algo desagradable a la vista. ¡Parecía que estábamos comiendo en una taberna de Star Wars!

Recomendamos viajar a Japón con conexión a internet en el teléfonoInternet en Japón

Algunas de las tabernas de Omoide Yokochō son famosas por sus exóticas especialidades, como sucede con el restaurante “Asadachi”, que ofrece “delicias” como testículos de cerdo, pene de caballo, sashimi de rana o salamandra a la parrilla entre otras…

(El nombre de este restaurante puede traducirse como “tronco de la mañana”, haciendo referencia al vigor sexual que supuestamente otorgan estos platos a quien los disfruta)

Ciertamente muchas de las “delicias” de las izakaya de estos callejones pueden sonar realmente desagradables para el turista occidental, pero como dice nuestra amiga Miyuki: “no preguntes el nombre; solo cómelo“.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Cabeza de atún a la parrilla.

 

La Bebida

Como en el resto de izakayas de Japón, las bebidas “oficiales” demandadas masivamente por los clientes son la cerveza y el sake (que puede disfrutarse tanto frío como caliente).

Las tabernas de Omoide Yokochō no disponen de aseos. Si necesitas ir a uno, están situados en los propios callejones e indicados de manera clara

También es posible probar otras bebidas típicas de Japón, como el shōchū (焼酎) o el umeshu (梅酒) e incluso bebidas occidentales.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Interior de uno de los restaurantes. Menús escritos por las paredes

Eso sí, es tradición acompañar la bebida con comida. Si no, es posible que el camarero te pida amablemente que pagues y te vayas.

Comer y beber en Omoide Yokochō no es una experiencia recomendada para todo el mundo.

Generalmente los menús están escritos solo en japonés y la mayor parte de las veces están colgados de las paredes y sin fotos (aunque cada vez más restaurantes están ofreciendo ya los menús en inglés).

Además, las porciones de comida son muy pequeñas para el gusto occidental.

Algunos extranjeros se han quejado de los elevados precios y de que todo está en japonés y realmente no sabes lo que estás pidiendo ni lo que cuesta (y los que allí trabajan no saben apenas inglés), por lo que algunos incluso tachan a estos locales de estafadores.

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Menú de una de las izakaya. Todo en japonés. Primavera de 2011

Los elevados precios de la comida y la bebida de estos locales van en consonancia con los habituales de las izakaya.

Es decir, aunque el aspecto de estos locales sea mugriento y algo abandonado, siguen siendo muy valorados por los japoneses de paladar más refinado por lo que los precios son elevados.

Como me decía mi amigo Yas Kawamura hace muchos años, Japón es un país caro porque solo vas a poder experimentar el mejor Japón gastando mucho dinero. Esa idea nos ha acompañado en todos nuestros viajes y creo que es la que debería acompañarte siempre antes de experimentar algo nuevo.

 

Tour gastronómico por el barrio de Shinjuku (Tokio)
¿Te apetece un tour guiado para probar numerosos platos por el barrio de Shinjuku?

 

El placer de descubrir los callejones paseando

Si no sabes japonés (aunque ya he dicho que cada vez más izakayas ofrecen menú en inglés) o simplemente no te atreves a entrar a comer en uno de los reducidos garitos de Omoide Yokochō, al menos no dejes de pasear por estos callejones.

Al anochecer, cuando los agotados asalariados de las oficinas de los alrededores salen de su trabajo, acuden a relajarse tomando cerveza y sake (muchas veces en exceso) acompañando la bebida con unas brochetas yakitori sentados en angostos locales con olor a parrilla llenos de gente ruidosa que en muchas ocasiones ni siquiera habla japonés sino chino o coreano.

Y es que, a pesar de lo extraños que resultan estos callejones, pocos lugares de Tokio pueden ser tan internacionales y tener visitantes tan variopintos como Omoide Yokochō: desde asalariados en traje y corbata hasta incluso luchadores de sumo principiantes, y tal vez, si tienes suerte, algún famoso artista bohemio.

Para el viajero occidental, el ambiente de laberinto mugriento resulta tan sorprendente como familiar.

Y ello porque hay quien dice que estos callejones recuerdan al ambiente cyberpunk de los puestos de comida de la película “Blade Runner, donde la mugre contrasta con el ambiente sofisticado, luminoso y futurista de las calles de Shinjuku.

Cuando escuchas que a esta zona también se le llama “callejón del pis” (しょんべん横丁) o “callejón de las cucarachas” (ゴキブリ横丁) te haces una idea más gráfica de cómo son.

A nosotros nos recordó los cada vez menos numerosos callejones de Kowloon, el distrito peninsular de la ciudad de Hong Kong (por cierto, existe una sala de videojuegos ambientada en los callejones de la ciudad amurallada de Kowloon de la que ya hablé hace tiempo).

A pesar del destartalado aspecto de los callejones, está prohibido fumar mientras se camina por ellos. Tan solo está permitido (e incluso es la costumbre) fumar dentro de los locales.

Un último consejo: estos callejones despliegan todo su encanto por la noche. No los visites por el día.

 

Un lugar “peligroso” para los tokiotas

Curiosamente, cada vez que hemos preguntado a nuestros amigos de Tokio y alrededores sobre Omoide Yokochō y si les apetecía visitarlo, su respuesta era siempre similar: “es un lugar peligroso”.

Esta idea choca con la popularidad de la que goza entre los viajeros anglosajones y sobre todo entre los expatriados procedentes de Estados Unidos.

Aunque no sabemos aún por qué estos callejones se han ganado esa fama entre los japoneses, suponemos que la leyenda negra de la que forma parte se debe a su aspecto desaliñado y a que, al fin y al cabo, quienes lo frecuentan lo hacen tan solo por beber, comer y desfogarse comportándose de una manera descortés (por ejemplo, fumando), ruidosa y “poco japonesa”.

Y sin embargo, para nosotros, que conocemos los rincones ocultos de Osaka y otras ciudades, que tienen ambientes similares (y peores), ese comportamiento despreocupado y sin complejos es quizás una de las facetas más desconocidas de la sociedad japonesa.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Foto de una de nuestras noches de juerga (noviembre 2010)

Por ese motivo pensamos que estos callejones (y no son los únicos de este tipo en Japón) albergan la otra cara de la sociedad japonesa. Algo así como el lado oscuro de sus costumbres.

Entre los japoneses, y especialmente entre las mujeres con las que hemos hablado, este callejón tiene muy mala fama aunque cuando preguntamos el por qué, siempre nos responden diciendo que es peligroso pero sin dar más explicaciones.

Lo cierto es que Omoide Yokochō no goza de popularidad entre los tokiotas más serios y conservadores; tan solo para los más “atrevidos”.

Pero no te preocupes porque se trata de un lugar completamente seguro para visitar.

 

Orígenes e historia de Omoide Yokochō

Estos callejones comenzaron siendo un gran mercado negro durante los años inmediatamente posteriores a la Segunda Guerra Mundial; una zona peligrosa para frecuentar pero necesaria si se quería conseguir algún producto de estraperlo.

Se dice que en esa época había en Omoide Yokochō cerca de 300 izakayas que servían productos que no estaban controlados por el Gobierno para combatir el desabastecimiento y el hambre, como eran los desperdicios de los animales (ホルモン).

Posteriormente esos callejones se legalizaron como zona de restaurantes.

A finales de los años ’60, buena parte de la zona fue demolida para construir la moderna estación de Shinjuku.

En el año 1999 un gran incendio arrasó parte de los callejones. De hecho, en la actualidad aún son visibles los estragos causados por el fuego.

Pero gracias a los esfuerzos de los vecinos, se reconstruyó la zona y se mejoraron sus instalaciones incluyendo servicios (supongo que para acabar con la fama de “callejón del pis” que se había ganado durante tantos años).

Hoy en día los restaurantes aún conservan el estilo salvaje de posguerra en el aspecto de sus interiores y en sus cartas de comidas.

A pesar de todos esos incidentes y de varios planes urbanísticos que han intentado acabar con estos callejones, Omoide Yokochō sigue resistiendo al empuje renovador de Shinjuku. Aunque no sé por cuánto tiempo podrá seguir resistiendo…

 

Cómo llegar hasta Omoide Yokochō

La primera vez que visitamos estos callejones, Mikiko nos llevó desde la estación de JR Shinjuku porque así eran las indicaciones que le habían dado sus compañeros de trabajo.

La verdad es que fue algo complicado o, al menos, no demasiado obvio.

Conviene recordar que la estación de Shinjuku es una de las más grandes y transitadas del mundo (cada día pasan por esa estación alrededor de un millón de viajeros), por lo que saber encontrar la salida adecuada es toda una hazaña que ni los propios tokiotas muchas veces son capaces de conseguir.

Por eso creo que es mucho mejor llegar hasta los callejones de Omoide Yokochō caminando simplemente por las calles de Shinjuku.

Puedes llegar a la entrada de Omoide Yokochō tan solo caminando unos pocos cientos de metros hacia el norte desde la estación de Shinjuku (JR Shinjuku).

La manera más sencilla es viajar en metro hasta la estación JR Shinjuku (JR新宿駅). Recuerda que con el JRPass puedes viajar hasta allí gratis usando la línea Yamanote (山手線).

Al llegar a la estación debes tomar la salida Oeste (marcada como 新宿駅西口 o simplemente 西口).

También puedes llegar hasta allí con la línea Toei Oedo o la línea Marunouchi y tomar la salida Oeste (西口). Puedes viajar en esa línea de metro más fácilmente utilizando las tarjetas Suica o Pasmo.

Al llegar a la calle, debes girar hacia la derecha y caminar por esa misma acera. Ten cuidado, porque las tiendas, los carteles luminosos y la muchedumbre pueden despistarte.

Verás un gran cartel de UNIQLO (ユニクロ, una tienda de ropa). Gira a la derecha en esa esquina y verás un gran neón verde indicando la entrada a los callejones (思い出横丁).

Entrada a Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón).

Apenas tardarás un minuto en llegar desde la salida de la estación.

A nosotros nos gusta mucho una entrada más estrecha que podrás encontrar si caminas unos pocos metros más. La verás a la derecha entre dos tiendas cubiertas con un sotechado.

Entrada a Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón).

También es posible llegar tomando la salida Este de la estación de Shinjuku (新宿駅東口 o simplemente señalizada como 東口).

Al salir debes caminar por el lado izquierdo y antes de llegar a la carretera, verás un paso subterráneo para peatones situado a la izquierda. Si caminas por ahí, en unos pocos metros llegarás hasta el cartel de neón verde de los callejones (思い出横丁).

Página web oficial de Omoide Yokochō: http://shinjuku-omoide.com/index.html

Página web oficial de Omoide Yokochō (en inglés): http://www.shinjuku-omoide.com/english/

Y recuerda que es más sencillo y rápido moverse en transporte público por Tokio (e incluso en taxi) con las tarjetas Suica y Pasmo:

Las útiles tarjetas Suica y Pasmo para viajar por Japón

 

Nota: algunas de las fotos que ilustran este artículo son de otros autores porque, sinceramente, cada vez que hemos visitado estos callejones, nuestro estado etílico no nos permitía hacer buenas fotos.

Os dejo con algunas fotos de recuerdo de nuestras noches por allí.

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Foto de una de nuestras noches de juerga (noviembre 2010)

Omoide Yokocho (思い出横丁), unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Foto de una de nuestras noches de juerga (noviembre 2010)

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón).Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones para descubrir en el corazón del populoso barrio de Shinjuku (Tokio, Japón). Foto de una de nuestras noches de juerga (noviembre 2010)

 

Guía básica de Tokio

Si estás pensando viajar a Tokio, no olvides leer nuestra guía básica de Tokio para planear mejor tu visita a esta enorme y futurista ciudad:

Guía básica de Tokio. Qué ver y hacer. Lugares para visitar y experiencias para disfrutar.

Y si no tienes claro en qué barrio o zona de Tokio debes dormir, puedes leer nuestra Guía para buscar alojamiento en Tokio: las mejores zonas y por qué elegirlas:

Dormir en Tokio. Dónde alojarse. Criterios para elegir la mejor zona para alojarse.

 

Tokio es una ciudad que te fascinará.

 


Artículo publicado originalmente el 18 de diciembre de 2017 y actualizado posteriormente para incluir más información e imágenes.

Omoide Yokocho, unos fascinantes callejones de Tokio para descubrir
¿Qué nota le das a este artículo? Puntuación hasta ahora: 4.9 (97.14% de 7 votos)

Planifica y organiza tu viaje a Japón con Japon-Secreto.com
Soy Javi, bloggero desde el año 2004. Tras un montón de viajes por Japón con Pilar y acompañado de amigos japoneses en algunas ocasiones, he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos. Ahora con mis artículos espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual. Creo que hay mucho Japón por descubrir y quiero mostrarlo.

4 Comentarios

  1. Uno de los bares del callejon tiene tres pisos, y en el de arriba del todo hay una mini terraza con una mesa (caben 6-8 personas como mucho).
    El bar tiene un cartel rojo en la entrada y, al menos el primer piso, suele estar siempre lleno.

    Es una de esas pequenias gemas ocultas que le puede servir a alguien.

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre