El Monte Takao (o Takaosan) es uno de los espacios naturales más apreciados y visitados de Tokio, sobre todo durante el otoño.

Es un enorme espacio natural de gran belleza durante todo el año, donde poder escapar del ruido y el bullicio de Tokio, al tiempo que se pueden visitar algunos lugares de interés cultural.

 

La visita al Monte Takao de Tokio ha sido, hasta ahora, una de las experiencias otoñales más bellas e inolvidables que hemos vivido en Japón.

 

Nuestro recuerdo de Takao

A finales de noviembre de 2012, nuestras amigas Yuki y Chiori decidieron darnos una sorpresa y nos llevaron de excursión al Monte Takao, un precioso lugar del que ya había leído alguna pequeña referencia en internet pero sin prestarle apenas atención.

Aunque era sábado y por ello estaba lleno de visitantes, la visita resultó ser realmente increíble y los paisajes otoñales y vivencias, inolvidables.

Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji.

Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji. Senderismo.

 

Tras años sin hablar de este lugar y viendo que apenas se habla de él, he decidido explicar cómo es el Monte Takao y por qué es un lugar que deberías visitar si viajas a Japón en noviembre o en abril (o casi en cualquier otra época del año).

 

 

Un monte muy popular

Situado en la prefectura de Tokio, el Monte Takao (o 高尾山, “Takaosan” en japonés), conocido también como parque Takao Meiji No Mori, goza de una enorme popularidad entre los japoneses y también entre los escaladores extranjeros.

 

A lo largo del artículo me referiré a este monte indistintamente como “Monte Takao” o “Takaosan” porque ambos nombres son muy utilizados.

 

De hecho es la montaña que recibe el mayor número de escaladores del mundo, más de dos millones y medio de personas cada año.

Pero no te preocupes porque este monte de tan solo 599 metros de altura y se puede subir a su cima vestido con la misma ropa con la que pasearías por un parque.

 

 

Naturaleza de belleza espectacular cerca de Tokio

El Monte Takao o Takaosan es un destino precioso para visitar en cualquier época del año pero especialmente en otoño, con el follaje de los árboles en intensos colores rojos y anaranjados, y en primavera, con los cerezos cubiertos de flores blancas.

De hecho, recibió tres estrellas (la clasificación más alta) en la Guía Verde Michelin, por la “impresionante belleza de su naturaleza, inimaginable para un área metropolitana”.

Además no podemos olvidar el fácil acceso hasta la cumbre y las oportunidades que ofrece para experimentar la cultura tradicional japonesa.

 

Es realmente sorprendente que un lugar tan bello se encuentre situado dentro del área metropolitana de Tokio, tan cerca del centro que puede llegarse en tren en menos de una hora desde Shinjuku.

Ofrece hermosos paisajes, un templo muy bello e interesante, así como numerosos recorridos a pie para amantes del senderismo.

Todo un antídoto a la sobredosis de modernidad y rascacielos de Tokio.

Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji. Templo Yakuoin.

 

Apenas media hora después de partir de la estación de Shinjuku, se puede disfrutar ya del profundo cambio en el paisaje desde el tren.

En otoño, con el cambio de color de las hojas de los árboles (o momiji), el tren parece entrar en una dimensión diferente de belleza otoñal.

 

Otoño en Japón: qué ver y hacer. Clima. Consejos.

 

Un lugar ideal tanto para recorridos a pie como para simplemente disfrutar de preciosos parajes naturales trufados de lugares de interés y de culto religioso así como de algunas delicias profanas.

 

 

Preciosas vistas de Tokio y el Monte Fuji

Cerca de la estación del teleférico situada en lo alto del monte Takao hay una plataforma de observación desde donde se puede ver Tokio y, en días soleados, incluso se puede disfrutar de la vista del impresionante y majestuoso Monte Fuji en el horizonte.

 

Diamante Fuji

En diciembre, en los días anteriores y posteriores al solsticio de invierno y alrededor de las 16:00, si el atardecer es soleado, se puede observar la famosa imagen conocida como Diamond Fuji (o Diamante Fuji), una curiosa vista en la que el sol se sitúa en el pico del Monte Fuji de manera que la sagrada montaña parece un enorme diamante al que le brilla la punta.

 

Es un orgullo para nosotros saber que otros blogs sobre Japón nos han copiado este dato tan curioso.

 

 

Ambiente de montaña y rutas a pie

El Monte Takao es muy popular entre los tokiotas para la práctica del senderismo (trekking) pues cuenta con 7 sendas en plena naturaleza preciosas para recorrer a pie durante todo el año.

Además es un lugar seguro para que lo visiten desde los niños hasta los ancianos, pues es accesible por funicular e incluso por telesilla.

 

Senderos hacia la cima

Una red de siete senderos numerados conduce por las laderas de Takaosan hasta la cima lo que permite que puedas visitar el Monte Takao más de una vez para descubrir caminos diferentes hasta la cima.

La senda más popular es la número 1 (conocida como “Omotesando Trail“) debido a que está casi totalmente pavimentada y recorre los principales lugares de interés, de camino a la cima.

Si decides tomar este sendero, tardarás algo menos de dos horas en llegar a la cima del Monte Takao.

Si lo prefieres, puedes reducir a la mitad el tiempo de subida utilizando el teleférico de Kiyotaki o el telesilla, que te llevarán hasta la mitad de la montaña para que finalices el trayecto a pie (que es lo que hicimos nosotros).

De ese modo, llegarás en una hora a la cima.

 

Piénsalo dos veces antes de subir a pie

Antes de decidir subir a pie a la cima de Takaosan te recomiendo que valores la posibilidad de subir la mitad del camino en teleférico.

El tramo que recorre el teleférico es muy empinado y en épocas como el verano puede resultar duro.

 

En el tramo a pie que hay después del trayecto en teleférico encontrarás el famoso y místico templo Yakuoin.

Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji. Sendero a la cima

 

Si prefieres disfrutar una experiencia más intensa de senderismo, el recorrido más recomendado consiste en ascender por el precioso sendero número 6, que te lleva más allá de la cascada Biwa, donde practican el ascetismo los monjes, y descender por el sendero número 1.

Otro sendero recomendado habitualmente es la ruta número 4, la única que incluye un puente colgante.

 

Como ya he dicho, todos los senderos, a excepción del número 1, son de bosque puro, sin pavimentar, por lo que necesitarás calzado resistente y especial para trekking con el que evitar los resbalones en zonas húmedas.

Al ser mucho menos populares, apenas te cruzarás con gente por el camino.

 

Aquí tienes una breve descripción de las 6 rutas o senderos más importantes, así como su dificultad.

Dado que nosotros solo conocemos la ruta 1 (por ahora), he tomado estas descripciones de aquí:

 

Ruta 1: “Omotesando” (“camino principal”)

  • Distancia: 3,8 kilómetros.
    Es la única que cuenta con la opción de recorrer la mitad de la distancia en teleférico, por lo que la dificultad varía:
  • Con teleférico: 60 minutos de subida y 50 de bajada. Dificultad: baja.
  • Sin teleférico ni telesilla: 110 minutos de subida y 90 minutos de bajada. Dificultad: media.

Este sendero mezcla la naturaleza con la historia del Monte Takao.

 

Pasa por el Parque de los Monos, el Jardín de Plantas Silvestres, la Avenida de Cedros, el “Cedro Pulpo” y el templo Takaosan Yakuoin.

Por el camino también hay varios espacios para descansar y merendar.

 

Ruta 2: Sendero Circular Kasumidai

  • Distancia: 0,9 kilómetros.
  • Tiempo: 30 minutos de subida.
  • Dificultad: baja.

Es un sendero circular que recorre los bosques del Monte Takao entre Kasumidai (donde está la estación de funicular de Takaosan) y Joshinmon.

Recomendable para quienes desean pasear un poco por los bosques y alejarse de la popular ruta 1, llena de gente los fines de semana.

 

Ruta 3: Sendero por los Bosques de Katsura

  • Distancia: 2,4 kilómetros.
  • Tiempo: 60 minutos de subida y 50 minutos de bajada.
  • Dificultad: media.

Este sendero empieza en el lado izquierdo de Joshinmon y sigue hasta la cima.

Atraviesa bosques con los famosos árboles de Katsura.

 

Ruta 4: Sendero del Puente Colgante

  • Distancia: 1,5 kilómetros.
  • Tiempo: 50 minutos de subida y 40 minutos de bajada.
  • Dificultad: media.

Es uno de los recorridos más populares, pues se puede ver el único puente colgante de Takaosan, el Miyamabashi.

 

Ruta 5: Sendero Circular hasta la cima del Monte Takao

  • Distancia: 0,9 kilómetros.
  • Tiempo: 30 minutos.
  • Dificultad: baja.

Interesante sobre todo en primavera, cuando se pueden verse numerosas flores.

 

Ruta 6: Sendero de la cascada Biwa

  • Distancia: 3,3 kilómetros.
  • Tiempo: 90 minutos de subida y 60 minutos de bajada.
  • Dificultad: alta.

Este sendero cruza varios arroyos, por lo que es fresco en verano.

Con suerte puedes llegar a encontrar ascetas del agua incluso en invierno.

Indicado para personas con buen estado físico y algo de experiencia en montañismo.

 

Ruta 7: Sendero del Inariyama

  • Distancia: 3,2 kilómetros.
  • Tiempo: 90 minutos de subida y 60 minutos de bajada.
  • Dificultad: alta.

Conduce a la cima del Monte Takao a través del Monte Inari (o Inariyama). Un recorrido ideal para los meses de junio y julio pues se pueden ver muchas hortensias y lirios de montaña.

 

Aquí puedes ver un mapa esquemático:

Mapa con todas las rutas

 

Más allá de la cima de Takaosan existen muchas más rutas que conducen a muchos picos del cercano Parque Nacional Chichibu Tama Kai. (秩父多摩甲斐国立公園) situado entre las prefecturas de Tokio, Saitama, Yamanashi y Nagano.

Puedes ver otras posibles rutas aquí.

Un desafío interesante para senderistas aventureros con mucho tiempo libre y más experiencia en montañismo y recorridos a pie que la que tenemos nosotros.

 

 

El teleférico de Kiyotaki

El teleférico de Kiyotaki es bien conocido por los habitantes de Tokio y de otras partes de Japón por dos motivos.

El primero de ellos es que se trata de la línea de teleférico más empinada de Japón, con una inclinación que llega a ser de más de 31°.

El otro motivo de su enorme popularidad es la belleza de su recorrido en algunas épocas del año, especialmente durante el otoño.

Teleférico del Monte Takao o Takaosan en Tokio. Colores del otoño. Momiji.

 

Durante el mes de noviembre, el recorrido del teleférico, flanqueado por una densa arboleda, se tiñe de colores rojos y naranjas intensos de las hojas.

Teleférico del Monte Takao o Takaosan en Tokio. Colores del otoño. Momiji.

 

Si viajas en el teleférico en otoño no podrás creer lo que ven tus ojos.

 

Por supuesto, recomiendo totalmente utilizarlo para llegar a la cumbre, salvo que tengas un interés especial en recorrer a pie alguno de los senderos que conducen a la cima.

Si visitas Takaosan en otoño, no tienes excusa para perdértelo.

Teleférico del Monte Takao o Takaosan en Tokio. Colores del otoño. Momiji.

 

La estación de teleférico de Kiyotaki está a unos 5 minutos andando desde la estación de Takaosanguchi, por un sendero flanqueado por tiendas de recuerdos y puestos de dulces.

 

 

Yakuoin, un mítico templo de montaña

El Monte Takao está considerado una montaña sagrada.

Por ese motivo el emperador Shomu fundó allí el Templo Yakuoin (高尾山薬王院) en el año 744 (aunque la estructura principal de la actualidad data del año 1648).

Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio en otoño

 

Situado en el sendero que conduce a la cumbre y muy cerca de la cima de la montaña, este colorido templo, de ambiente místico, es actualmente el símbolo de Takaosan y un lugar de peregrinación venerado desde hace más de 1.200 años.

Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji. Templo Yakuoin.

 

Es además uno de los templos más importantes de la escuela Shingon de budismo esotérico, famosa por sus templos en la cima del Monte Koyasan.

Budas alineados. Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji.

 

El Monte Takao es famoso por la práctica de las estrictas disciplinas ascéticas de montaña conocidas como Shugendō, propias de los yamabushi (entre ellas destaca el festival Hiwatari Sai, en el que los yamabushi caminan sobre brasas).

Por ese motivo, la imagen más representativa de este templo milenario es la de los Tengu, seres mitológicos (en ocasiones traducidos como “duendes” en Occidente) con forma casi humana, que representan a los monjes yamabushi.

Estatuas de O tengu y Karasu Tengu en el Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio.

 

Al acceder a los terrenos del templo Yakuoin pueden verse varias estatuas que representan a los Tengu, vestidos como si fueran yamabushis y con alas en su espalda, que parecen estar allí para darte la bienvenida al reino de la montaña.

 

Los Tengu (天狗) representan a los yamabushi, ascetas que dominan una disciplina rigurosa en las montañas y han adquirido por ello un poder espiritual que se percibe como sobrenatural.

 

Siempre en pareja, uno de ellos es un Ō Tengu (大天狗) o “Gran Tengu”, de aspecto humano y, generalmente, con una expresión feroz y amenazante, que presenta una gran nariz que representa el orgullo y la arrogancia.

Máscaras de O tengu y Karasu Tengu en el Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio.

 

El otro es un Karasu Tengu (烏天狗) o “Tengu Cuervo”, más pequeño que su compañero, con cabeza de cuervo y con pies y manos en forma de garra. También alado.

Estatua de Karasu Tengu en el Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio.

 

Muchos creyentes se acercan a rezar a los tengu debido a que se cree que son los mensajeros de los dioses y los portadores de la buena fortuna.

 

La visita a este templo puede ser todo lo larga que desees, pues hay numerosos senderos que, de un modo casi laberíntico, conducen a cada uno de los edificios del templo, cruzando arboledas y otros lugares con preciosas vistas.

Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji.

 

Presta atención a los lugares sagrados y descubre lo que significa cada uno de ellos.

Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji

Templo Yakuoin. Monte Takao o Takaosan en Tokio. Otoño. Momiji

 

Pero aún hay más lugares de interés en Takao, como veremos ahora.

 

 

(sigue leyendo)

2 Comentarios

  1. Definitivamente, para ver todos los lugares hermosos que posee este pais hay que vivir alli. Creo que voy a cambiar la visita del valle Todoroki por Takaosan porque este lugar parece merecer mas la pena ¿que creeis vosotros?

    • Uf! esa sí que es una pregunta difícil!
      Lo digo porque me tocas la fibra sensible de los "lugares ocultos" como Todoroki.
      Se me ocurre una respuesta equilibrada: si en un mismo viaje vas a Takaosan y a Kibune, entonces está bien que quites Todoroki.
      Cómo lo ves?
      Si quieres, hablamos por privado, que es más cómodo.

      Saludos y gracias por tu consulta 🙂

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre