Dormir en un auténtico templo budista japonés es una de esas experiencias que nunca se borran de la memoria.

Voy a explicar todo lo necesario para que tú también puedas descubrir otra faceta de la cultura japonesa que, en ocasiones, queda ensombrecida por el brillo de los neones de las grandes ciudades y la cultura manga y anime.

 

Quienes han probado a alojarse en un templo, lo consideran una de las experiencias más increíbles e inolvidables de su viaje a Japón.

A nosotros nos encanta y por ello hemos dormido ya numerosas veces en diversos templos de Japón.

 

Voy a intentar convencerte de que tú también lo vivas.

Es un consejo que estoy seguro de que me agradecerás.

 

 

¿Qué es el shukubō?

La palabra japonesa shukubō (宿坊) significa “alojarse en un templo“.

Tradicionalmente, numerosos templos de Japón ofrecen a creyentes, peregrinos y también a otros viajeros, alojamiento y comida.

Este servicio permite a los templos cubrir parte de sus costes de funcionamiento (al igual que sucede con algunos monasterios y conventos de Occidente), pues los templos en Japón son privados; carecen de financiación pública.

Es un servicio muy ventajoso para los viajeros y creyentes porque además de conseguir alojamiento (que en muchos casos es además de excelente calidad) en preciosos lugares rodeados de naturaleza, permite vivir de cerca la vida de los monjes budistas.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: jardín del templo Muryokoin (shukubo)

 

¿Retiro espiritual en Japón?

Si lo deseas, también es perfectamente posible.

Incluso hay templos que ofrecen largas estancias y cursos de aprendizaje del budismo, como el templo Eiheiji, del que hablaré más abajo.

Viajar al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cocinas del templo Kongobuji

 

 

La experiencia de dormir en un templo en Japón

Siempre que hablamos sobre lo que más nos gusta de Japón decimos que es un país en el que son tan importantes los preciosos lugares que se pueden visitar como las experiencias que se pueden vivir.

Dormir en un templo budista en Japón te permite no solo disfrutar de una tradición que sigue viva, conocida como shukubō, sino enriquecer tu viaje con una experiencia cultural y sensorial que, sin duda, contrastará enormemente con tus visitas a enormes ciudades llenas de carteles luminosos, como Tokio y Ōsaka, y de otras más tradicionales como Kioto, Takayama o Kanazawa.

Viajar al Monte Koya o Koyasan: vistas del jardín del templo Fudoin desde la habitación (shukubo). Nieve en invierno

 

Aunque puede parecer una experiencia algo extraña, se trata de una costumbre muy japonesa.

Muchísimos japoneses se alojan en un templo budista durante uno o varios días para rezar o, al menos, para huir del estrés de las ciudades y del trabajo, y acercarse a la naturaleza y a la paz que ofrece el shukubō.

Y aunque es una experiencia que disfrutan cada vez más turistas, lo cierto es que no es turismo. Es una actividad muy arraigada en la cultura japonesa que practican quienes disponen de tiempo para hacerlo (por eso es más común entre los jubilados).

 

Desde el momento en que registras tu llegada al templo, todo es una gran experiencia: la manera en que eres tratado, el aspecto del interior del edificio, los preciosos y antiguos pasillos de madera, la decoración, las vistas al jardín interior, las imágenes religiosas que adornan cada rincón…

Japón secreto. Templo oculto. Eihei-ji, un templo secreto del budismo zen oculto cerca de Fukui (Japón)

 

Además, durante la estancia puedes disfrutar de la naturaleza (pues los templos budistas suelen encontrarse en lugares apartados de especial belleza natural) y de las habitaciones de estilo tradicional japonés, así como descubrir el modo de vida de los monjes, sobre todo en lo que se refiere a su comida y a las oraciones de la mañana.

 

Aquí puedes leer la experiencia de nuestra amiga Patricia alojándose una noche en el templo Eiheiji de Fukui:

Durmiendo en el templo Eiheiji

 

 

Cómo son las habitaciones

Al igual que en otros alojamientos tradicionales japoneses como los ryokan y los minshuku, los templos ofrecen habitaciones típicas japonesas con suelo de tatami, puertas correderas japonesas “shōji y paredes decoradas con pinturas tradicionales.

En algunas ocasiones las habitaciones están formadas por una gran sala dividida por paredes tradicionales de papel y puertas correderas (como es el caso del templo Ekoin de Koyasan).

Dependiendo del templo que elijas, contarás con lavabo y retrete en la habitación o bien serán compartidos con todos los huéspedes (separados por sexos), como sucede en los onsen.

Pero no te preocupes, ya que todo está extremadamente limpio.

Japón. Ruta de peregrinación Dewa Sanzan. Dormir en un templo del Monte Haguro (Hagurosan). Alojamiento. Hagurosan Saikan. Shukubo

 

Generalmente se ofrece también ofuro para tomar un relajante baño termal antes de dormir.

 

Al tratarse de un alojamiento tradicional, dormirás sobre un futón en el suelo. Como en el resto de alojamientos de este tipo en Japón, una persona se encarga de entrar en tu habitación mientras cenas para dejar preparado el futón.

Si te alojas en época fría, la habitación también contará con mesas calefactadas (llamadas kotatsu)

 

¿Austeridad o lujo?

Dependiendo del templo que elijas, sus habitaciones serán más o menos austeras.

En ocasiones son realmente lujosas, ya que aunque los monjes llevan una vida austera, ello no impide que ofrezcan lujo y comodidad a sus huéspedes, como forma de oración y servicio, incluyendo preciosas habitaciones, televisión e incluso conexión a internet (aunque no es lo más común).

 

 

Shōjin ryōri: la comida de los templos budistas

Alojarse en un templo budista también da la oportunidad de probar un tipo de comida tradicional muy especial conocida como shōjin ryōri (精進料理, “cocina de devotos“).

Consiste en comida vegana deliciosa y muy creativa.

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): cenando en el templo Fudoin (shukubo) en Navidad (nochebuena de 2013). Comida shōjin ryōri (精進料理)

 

Originaria de China, los monjes zen introdujeron la cocina shōjin ryōri en Japón en el siglo XIII.

Se basa en la idea de que la mente estará sana solo si el cuerpo es puro.

Este tipo de cocina utiliza ingredientes locales de temporada para vivir en armonía con la naturaleza y evitar desperdiciar la comida (energía universal).

La dieta budista se basa en el precepto fundamental del budismo que prohíbe matar a ningún ser vivo.

Por ese motivo no incluye carne ni pescado, pero tampoco ajo ni cebolla, pues supone matar bulbos, ni huevos, pues son precursores de la vida.

comida japon alergia intolerancia vegano celiaco

 

Aunque la shōjin ryōri puede parecer restringida, es muy variada en sabores y texturas, y con una preciosa presentación.

 

¿Te atrae la comida y valoras la creatividad y la presentación?

Te recomendamos alojarte en un ryokan y disfrutar de su “sōsaku ryōri” (“cocina creativa“):

Guía sobre los ryokan

 

Los ingredientes más habituales en la comida de los templos son el tofu, la yuba y la tempura de verduras y vegetales de temporada (incluyendo calabaza, calabacín, raíces de loto y semillas de gingko).

También es habitual la presencia de judías o konyaku, por su contenido rico en proteínas (ya que no la toman de los animales).

Gastronomía japonesa: un universo de sabores exóticos y saludables

 

 

El servicio religioso de la mañana

Normalmente, los templos realizan un servicio religioso matutino al que invitan a los huéspedes a participar.

 

La asistencia a los rituales de la mañana es siempre voluntaria. Puedes no asistir si no quieres

 

Las plegarias y rituales religiosos comienzan a las 6:00 am (salvo que se indique otro horario) y suelen tener una duración de unos 30 a 45 minutos.

Ritual budista en el templo Ekoin del monte Koyasan

 

Cada templo realiza sus propios rituales según la escuela budista a la que pertenecen.

Algunos de ellos permiten a los asistentes participar y otros no.

 

Otras actividades

Algunos templos ofrecen la oportunidad de realizar algunas otras actividades a los huéspedes.

Las más típicas son la meditación zazen y la escritura de sutras.
Si estas actividades revisten dificultad, suelen ofrecerse lecciones introductorias.

En Koyasan hay templos que ofrecen un paseo nocturno por el cementerio Okunoin.

 

 

¿Dónde se puede dormir en un templo?

Hay numerosos lugares de Japón en los que es posible alojarse en un templo y vivir la experiencia shukubō.

Los que nosotros conocemos son:

  • El monte Koyasan: el lugar más famoso y con mayor número de posibilidades.
    Más abajo explico en detalle las ventajas de alojarse en Koyasan.
  • El monte Eiheiji: situado en las estribaciones de los Alpes Japoneses, se trata de un enorme templo zen oculto en una densa arboleda. Se dice que allí es donde Steve Jobs (fundador de la empresa Apple) pensó en convertirse en monje budista.
    Aquí puedes ver todos los detalles del impresionante Eiheiji y aquí puedes leer la experiencia de nuestra amiga Patricia alojándose allí.
  • El monte Haguro: uno de los tres montes de la ruta de peregrinación Dewa Sanzan (en Yamagata) y uno de los lugares más impresionantes y místicos de Japón, además de uno de los más ocultos y desconocidos.
    En nuestro artículo sobre el monte Haguro encontrarás los motivos por los que es uno de nuestros lugares favoritos de Japón y también los detalles para alojarte en uno de sus templos.
  • El monte Osore: el más extraño de los cuatro lugares de esta lista. Considerado la puerta al infierno, está situado en la península más remota de la norteña prefectura de Aomori.
    Te recomiendo que consultes nuestro artículo sobre el monte Osore para descubrir este extraño lugar.

 

El monte Koyasan

Koyasan es el destino más popular para experimentar la vida en un templo.

Su popularidad se debe a que:

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): funicular de Gokurakubashi. Nieve en invierno

 

  • cuenta con un gran número de templos para alojarse y suelen estar preparados para atender a extranjeros (algo poco habitual)
  • es un lugar histórico y lleno de sitios de interés
  • es un lugar de preciosa naturaleza

Viajar al Monte Koya o Koyasan: jardín del templo Eko-in (shukubo)

 

Por todo ello, Koyasan es un destino perfecto para vivir esta experiencia.

Aquí puedes ver en detalle cómo es:

Alojarse en un templo de Koyasan

 

Descubre todo lo que puedes ver y hacer en Koyasan en nuestra guía:

Viajar a Koyasan

 

 

¿Es caro dormir en un templo?

El precio del alojamiento oscila generalmente entre los 6.000 y los 11.000 yenes por persona y noche, aunque puede ser más caro si eliges uno de los templos más lujosos o famosos.

En el precio están incluidos la cena y el desayuno.

Algunas veces existe la opción de no incluir la cena o el desayuno, aunque es un error hacerlo puesto que no suele haber lugares en los alrededores para comer y además es una experiencia muy especial.

¡No lo olvides!

Muchos templos solo aceptan el pago en metálico

Dinero en Japón

 

 

¿Dónde se puede reservar?

Cuando comenzamos a viajar a Japón en 2008 solo era posible reservar alojamiento en un templo llamando por teléfono, fax o a través de rudimentarios sistemas de reserva por internet (casi siempre en japonés).

Por suerte cada vez más templos que ofrecen shukubō cuentan con sistemas mejorados de reserva e incluso en inglés.

Pero aún es más fácil en algunos casos, pues se puede reservar alojamiento a través de conocidas páginas web como Booking o Agoda.

Los enlaces comerciales de este artículo nos permiten ganar una comisión. Gracias

 

Antes de reservar alojamiento te recomiendo que decidas el lugar en el que quieres alojarte (Koyasan, Haguro, etc) en función de tus gustos y de tu plan de viaje.

Si tienes dudas o no encuentras ninguno que se ajuste a tus necesidades, contacta con nosotros y te ayudaremos.

 

 

La mejor época para dormir en un templo

Todas las épocas son buenas.

No obstante, dado que los templos que ofrecen shukubō suelen estar en lugares montañosos, es especialmente recomendado durante el invierno (para disfrutar de los parajes nevados), el verano (para disfrutar del verdor y el frescor), y el otoño (a comienzos de octubre, para disfrutar de las hojas rojas de los árboles).

Viaje al Monte Koya o Koyasan (Wakayama): Kongobuji. Pasillos exteriores. Nieve en invierno

 

En primavera es posible ver en Koyasan algunos cerezos en flor, pero no es algo destacable del pueblo.

 

¿Te gustaría vivir esta experiencia?

¿Ya te has alojado en un templo de Japón?

¡Nos gustaría conocer tu experiencia!

 

 

Artículo anteriorEl Imperio del Sol Naciente
Artículo siguienteEl embajador y la geisha
Soy Javi, bloggero desde el año 2002. Tras muchísimos viajes por Japón con Pilar (y acompañado de amigos japoneses en algunas ocasiones), he aprendido mucho de aquel país y he descubierto muchos lugares ocultos. Ahora con mis artículos espero poder acercar el Japón "oculto" a mucha gente y que nuestra experiencia sea útil para todos aquellos que, como nosotros, no se conforman con la información común de las guías y el turismo habitual de masas. Creo que hay mucho Japón por descubrir y quiero mostrarlo.

2 Comentarios

  1. Hola José Luis

    Un documento gráfico realmente curioso por ser de hace tanto tiempo, cuando Japón nos parecía tan lejano.
    Y un verdadero privilegio que publicaran su libro.
    Nos gustan los haiku (aunque no somos expertos).

    Sentimos que no pudiera alojarse en un templo.
    En la actualidad la mejor opción de budismo zen es, sin duda, Eiheiji.
    Esperamos que pueda cumplir su sueño.

    Muchas gracias por su comentario.

  2. Interesantísima la entrada, especialmente para mí, que practico zen desde hace bastantes años. Cuando estuve en Japón en 1998, cuánto ha llovido desde entonces, no pude alojarme en ningún templo, aunque visité bastantes en Kyoto, muchos de ellos zen. Mi visita tuvo mucho que ver con el haiku. Yo escribía haikus y una Asociación Cultural de amistad con España de la prefectura de Ehime tradujeron mis poemas, publicaron el libro en edición bilingue y me invitaron a la presentación con los gastos pagados. Y así mi sueño de viajar a Japón se hizo realidad. Comparto un vídeo de un fragmento de aquél evento: https://www.youtube.com/watch?v=p1T9l9vVldg
    Un cordial saludo: José Luis

¡Déjanos aquí tus preguntas o comentarios!

¡Déjanos tu comentario!
Introduce tu nombre